Ciudad de Alacante.


Foro basado en la querida Saga Cazadores de Sombras.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Staff Administrativo


Moderadora
Mejores posteadores
Alice Jonhson (218)
 
Afiliacion (52)
 
Chrystalle West (1)
 
Últimos temas
» Registro de PB
Sáb Oct 26, 2013 8:01 am por Chrystalle West

» Ficha modelo del cásting.
Lun Sep 17, 2012 7:49 am por Alice Jonhson

» Registro para mentores.
Lun Sep 17, 2012 7:43 am por Alice Jonhson

» Registro de Vivienda.
Lun Sep 17, 2012 7:42 am por Alice Jonhson

» Registro de Ganadores.
Lun Sep 17, 2012 7:41 am por Alice Jonhson

» Registro de Distrito.
Lun Sep 17, 2012 7:39 am por Alice Jonhson

» PERSONAJES DE LA SAGA. {Petición}
Lun Sep 17, 2012 12:07 am por Alice Jonhson

» Personajes CANNON CHICOS.
Lun Sep 17, 2012 12:04 am por Alice Jonhson

» Personajes CANNON CHICAS.
Dom Sep 16, 2012 11:05 pm por Alice Jonhson

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Vie Mayo 04, 2012 7:10 am.

Comparte | 
 

 Nuestro lugar secreto [Alice]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Nuestro lugar secreto [Alice]   Lun Abr 30, 2012 11:23 am

Dejo la bolsa en el mostrador de la tienda. La mujer, con un pescado a medio limpiar entre una de sus manos y un cuchillo en el otro me mira, alzando una ceja. Aparta el pescado a un lado, revisando el contenido de la bolsa. Rio.
-Oh, Samy, ni que no te fiases de mí.. la mujer cambia su mirada huraña por una sonrisa algo falta de dientes y cierra la bolsa que chorrea agua de mar.
-Hubiera estado bien que me trajeras algún salmón, para variar.... añade mientras rebusca en su cinturón la bolsa y esparce por el mostrador unas cuantas piezas que tintinean. Cuenta varias veces, entregandome al final tres piezad de oro, cuatro de plata y doce de bronce por toda la pesca de hoy. Sonrio. -Sabes de sobra que todavía no es temporada.. están en época de apareamiento, y si los cazamos ahora no habra tantos para el año que viene... Acuerdate de la crisis del salmón de hace tres años.. recojo el dinero mientras ella me comenta que me habria pagado más por un samón. Me encojo de hombros tranquilamente, alegando que está bien así. Derrama todos los peces en la trastienda, en una de sus neveras con hielo picado y me devuelve la bolsa de tela tras pasarle un poco de agua para sacarle las viscosidades de los peces. Me despido de ella y echo a correr hacia casa, deteniendome unos segundos en un puesto de panecillos que alimenta solo con el aroma de las cosas que se cuecen en el horno. Hago una breve parada, comprando unas cuatro magdalenas por las que pago una pieza de plata. Sé de sobras que valen lo que valen. Están de muerte, con algo de azucar crujiente por encima. Me las entregan en una bolsita de papel y vuelvo a andar hacia casa, más tranquilamente. Girto contento, nada más entrar en casa, y como cada dia, Violet viene a saludarme, regalandome una enorme sonrisa. Le doy un beso en la frente, revolviendole el pelo. -Te he traido algo, chiquitaja.. ella me saca la lengua a modo de respuesta, fingiendo estar ofendida, pero en cuanto saco una de las magdalenas recien hechas de la bolsa y la paseo ante su rostro, sonrie enormemente y me da un gran abrazo. Pocas veces nos permitimos el lujo de comprar algo asi, pero hoy Poseidon ha querido que hiciera una buena pesca, y una buena pesca conlleva un buen sueldo que llevar a casa.
Le entrego la magdalena, riendo y entro en la cocina de casa, donde mamá está cocinando algo de bacalao con tomate. -Uhm.. eso huele que alimenta... me acerco, dandole a ella tambien un beso. Tambien le ofrezco una de las magdalenas, aunque ella la guarda para despues de comer. Dejo sobre la encimera el dinero. -¿Cómo ha ido el día] me pregunta interesada mientras remueve el bacalao en la vieja sarten para que no se pegue al fondo. -Bien... ha habido una buena pesca... Samy quiere que le lleve salmones.. pero no pienso llevarle ninguno hasta que pase la época de apareamiento... mi madre asiente, complacida y le ayudo a poner la mesa. -Por cierto.. Ha pasado antes Alice... dijo que estaria por la playa... suelta, como su fuera lo más normal del mundo. En realidad lo es, porque quedamos cada dia, pero no puedo evitarlo. Siempre que alguien dice el nombre de Alice, noto un cosquilleo en la boca del estomago, y mi madre dice que se me pone una sonrisa idiota insoportable. La miro unos segundos y recojo mi plato de la mesa. -Comeré despues... ahora no tengo hambre todavia.. en realidad si lo tengo, pero sabiendo que ELLA está alli esperandome.. A la mierda comer, prefiero estar con ella. Paso corriendo hasta mi cuarto, sacandome la ropa de pesca. Desde luego, huelo completamente a pescado, asi que decido darme una ducha en cero coma y salgo, vistiendome con una camiseta gris ajustada y unos pantalones cortos de bañador. Me despido de mis dos chicas con un beso en la mejilla antes de coger la bolsa de papel con las magdalenas y salir pitando de casa. Corro, resbalandome por las calles algo humedecidas, pues las botas de agua verdes que llevo hacen que resbale más de lo normal. La playa es enorme, un montón de kilometros. Pero se que ella está en nuestro lugar secreto.
Unas rocas alejadas un par de kilometros al sur del pueblo, donde hay una pequeña cueva con una balsita interior.
Corro por la playa, dejando mis huellas en la arena y paro de golpe cuando la veo sentada en las rocas. Su pelo se mueve, mecido por la suave brisa marina. Y como cada vez que la veo, perdida en sus cosas, se me para el corazón en el pecho durante unos segundos. La miro desde lejos, con cariño y finalmente me acerco hasta las rocas. Siempre que se queda empanada puedo acercarme hasta estar casi encima de ella y no se da cuenta. -Tengo algo para ti, pezqueñina.. rio cuando se gira y me acerco el par de metros que me separan de ella, escondiendo la bolsa de magdalenas tras mi espalda, dandole un beso cariñoso en la frente. -Siento la tardanza.. la pesca ha sido dura hoy... ¿Llevas mucho esperandome?
Volver arriba Ir abajo
Alice Jonhson
Administradora/Small Dolphin.


Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 08/04/2012

MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Lun Abr 30, 2012 12:03 pm

-¿A dónde vas hoy,Alice?-Es mi madre la que me pregunta, como siempre preocupándose por mi, lo hace porque prácticamente estoy fuera de casa, trabajando en la pesca, por tal de conseguir comida que vender y llevar a casa, al igual que intento ganar dinero, pero no es tan fácil como parece.Aunque en realidad es ella quien más trababa, me llego a sentir lo bastante impotente cada vez que me toca llegar a casa con las manos vacías o con poca cantidad de comida.Por eso mismo me he decidido a trabajar más, aunque me lleve la vida en ello.-Voy a la playa, mamá.Quiero probar suerte hoy y traeros una gran cena, no te preocupes que estaré bien.-Siempre tenía que decirle lo mismo, no me gustaba para nada preocuparle, pero ya era una chica lo bastantemente madura y valiente como para saber lo que hago.-Está bien, pero no quiero que te quedes muy tarde y menos si te quedas sola.-Me acerco a ella y le doy un beso en la mejilla, como cada día se que es lo que le hace feliz cuando me marcho.Ella me sonríe mientras me acerco al perchero para coger mi chaqueta y preparo mi equipamiento para un duro y agotador día.-No te preocupes, Jared estará conmigo.-Mi madre se siente más tranquila al escuchar ese nombre y me deja marchar.

Me coloco la chaqueta metiendo primero los brazos y me la abrocho hasta arriba, lo más seguro es que hoy hará bastante frío y no quiero resfriarme, quiero ser lo más precavida posible.Cojo mi caña de pescar, unas redes y una bolsa en la que meto un par de cuchillos, siempre me sirven de ayuda cuando tengo que sacar todo tipo de moluscos pegados o escondidos entre las rocas.Pero sobretodo los utilizo para limpiar la cantidad de pez que suelo recoger.Salgo de casa sin preocupación de la hora que puede ser, aunque seguramente él llegará más tarde, como de costumbre, aunque para nada me molesta esa es una de las cosas que le hacen único a él.Vuelvo a pensar en ese nombre, aquel en el que mi madre confía desde que yo era muy pequeña: mi mejor amigo, mi alma gemela, mi protector, quien siempre ha cuidado de mi, o más bien yo de él.

Su punto fuerte se que no es la pesca, por eso siempre le ayudo a conseguir los mejores peces y derivados para que los pueda llevar a casa y pueda alimentar también a su familia.En los buenos y malos momentos hemos sabido como apoyarnos, ayudarnos y sobretodo, permanecer en uno al lado del otro.¿ Por qué motivo me siento así cada vez que pienso en él? Parece que mi corazón se me va a salir del pecho, latiendo a cierta velocidad como si en un momento u otro fuera a salirse disparado.A veces confundía ciertos sentimientos hacia él, ¿Amistad? ¿Amor fraternal, o....realmente quería más que eso? Realmente estoy completamente enamorada de ese chico.Pero se que él jamás podría verme como algo más que una hermana, siempre ha sido así.Soy una chica valiente, pero no lo suficiente para confesarle lo que siento, realmente no lo puedo hacer.

He llegado a la playa, y me acerco al lugar en el que él y yo hemos quedado pero él aun no está aquí, Así que decido sentarme junto a las rocas, mirando el mar, el lugar donde siempre me encantaría vivir, y ser un delfín libre.Siempre y cuando me pudiera llevar a Jared, a mi familia y el resto de personas que quería conmigo.No ha pasado mucho tiempo, pero él ya está aquí.Lo se por que me da un beso en la mejilla cuando ya está cerca de mi y dice que ha traído algo para mi.Siempre tratando de sorprenderme, desde que éramos unos simples críos.Realmente este chico me encanta.
Me levanto y me giro para quedarme mirándolo y como no darle un fuerte abrazo, sin ni siquiera querer soltarlo.Con miedo a que me lo puedan quitar de mi lado; le doy un beso en la mejilla, como siempre estaba acostumbrada a hacer.Aunque para mi dejó de tener el mismo significado que cuando tenía 5 años.

-No tenías por qué molestarte tonto....¿ahora cómo voy a compensártelo?- No sabía qué hacer, pero se sentía afortunada, fuera como fuera, pero se sentía feliz estando así, cerca de él.-Sabes que siempre te esperaría, aunque la puntualidad no es lo tuyo eh ¿nemo?-Ese era el mote que le había buscado desde hacía mucho tiempo.Me recordaba a un pez muy gracioso, así que viviendo en el lugar al que pertenecíamos, le sacaba un buen uso a aquel nombre.Me echo a reír y me siento muy cerca de él.

_________________
Somos simples delfines que viven en el mar.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-de-panem.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Lun Abr 30, 2012 12:29 pm

No puedo evitar sonreir ampliamente, respondiendo ante su abrazo, con uno de mis brazos al menos, pues con el otro sostengo la bolsa de magdalenas. Noto el corazón dar saltitos de alegría en mi pecho, a un ritmo tan rápido que realmente me llega a asustar en ciertos momentos. -Sabes que no tienes que compensarme por nada, pezqueñina. le resondo con una sonrisa de oreja a oreja. Si yo era Nemo, el pescadito, ella era una pezqueñina. Cierto es que nunca he tenido mucha imaginacion para los nombres, pero a mi ese mote me hace gracia.
Me separo un paso de ella hacia atras, ofreciendole la bolsa, mirandola encantado. -Prometo que he tratado de venir lo antes posible, pero creo que ya no estan tan calentitas como antes... le tiendo una de las dos magdalenas, quedandome la otra. Pese a que ya no estan calientes, siguen desprendiendo el aroma a recien horneadas, y estan esponjosas. Sonrio, ladeando la cabeza, mirando todas las cosas y útiles de pesca que ha dejado al lado, mientras me esperaba. -Vaya.. veo que has venido preparada... Lamento decir que hoy vengo con las manos vacias.. ya me he peleado esta mañana con un pulpo.. mira le muestro mis manos, que pese haberme lavado, relavado y restregado con jabón de grasa y un cepillo de cerdas duras, siguen algo oscurecidas por la tinta del pulpo. .Pero ha valido la pena.. me han dado unas cuantas piezas... aunque Samy quiere salmones... pero ya sabes que no los cazo antes de tiempo.. le rodeo los hombros con el brazo, caminando de nuevo hasta la roca, donde estaba antes. Me siento estupido por no haber pensando en traer algo para pescar, pero de todos modos, puedo fabricarme una red con algunas de las algas que las olas arrastran... Las redes se me dan bien, y son un buen metodo para pescar muchos peces a la vez, siempre y cuando dispongas de tiempo, claro.
Giro la cabeza, mirandole con una amplia sonrisa y le doy un beso en la sien, volviendo a mirar al mar, rezandole al dios de los mares para que Alice no se de cuenta de lo rápido que me va el corazón. Muerdo un cacho de la magdalena, saboreandola lentamente, mirando el mar a lo lejos, un mar que nunca acaba. Ya he perdido la cuenta de los años que llevo enamorado de ella. Sé que son muchos, sin duda... pero me da miedo decirle que la quiero. A ver, ya se lo he dicho, muchas veces, pero se lo toma a un "te quiero como mi mejor amiga y mi hermana" cosa que tambien es verdad, pero va mas allá de eso. Es un sentimiento muy profundo, tanto como el mar. Pero eso no quita el miedo. El miedo al rechazo. A que me diga que si y que su nombre salga en la cosecha... Eso es lo que más miedo me da de todo.. Temo más que salga su nombre y verla dirigirse lentamente al estrado, como un patibulo, firmando asi su sentencia de muerte. ¿Y si le digo que la amo y el Capitolio me la arrebata? No podria soportar la idea de tener que contemplar como lucha por su vida contra otra gente... Se me hace una idea impensable.
Por eso tengo miedo a decirselo. Tal vez, cuando ambos hayamos superado la edad para que nuestro nombre entre en la cosecha, reuna el valor necesario y le diga que la amo, sin temor a que las garras del capitolio la separen de mi... Pero luego esta la cuestión de sus sentimientos... Una cuestión muy a tener en cuenta. -El mar está más calmado ahora... esta mañana estaba bastante picado.. como si los peces estuvieran nerviosos por algo.. acaricio distraidamente uno de sus hombros con mi mano, pegandola todavía más a mi, como si quisiera hacer que permaneciera siempre a mi lado, que es lo que realmente quiero hacer... tenerla siempre a mi lado. -Podriamos ir a bañarnos a la cueva.. comento tras unos segundos. Aqui fuera el viento hace que haga algo de frio cuando sales del agua, pero en la pequeña cueva el viento no llega, y las rocas estan calientes por el sol. Es como un pequeño horno con piscina.
Volver arriba Ir abajo
Alice Jonhson
Administradora/Small Dolphin.


Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 08/04/2012

MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Lun Abr 30, 2012 11:15 pm

Realmente él era genial.¿Cómo podía gustarme tanto? No lo comprendía, algún defecto tendría que tener ¿no? Pero no había forma, no se lo encontraba; bueno si, que no se le daba nada bien pescar.Pero eso no era nada nuevo, ya nada más conocernos cuando sólo éramos unos críos me había dedicado a ayudarle, a darle unas pequeñas clases pero aun así no conseguía encontrarle aquel truco.Aunque en realidad no me molestaba en absoluto, por el simple motivo que así, pasaría más tiempo con él: aunque suene un tanto egoísta, pero era una de las cosas que más me gustaban.
¿Magdalenas? Me había traído magdalenas y yo había venido con las manos vacías; me sentía tan tonta por traer la caña de pescar y el resto de equipamiento para pasar la tarde.¿Cómo iba a poder compensárselo? Por mucho que me dijera que no hacía falta, siempre estaría en deuda con él.
Cogí la magdalena que me había ofrecido con ganas, aunque él tenía razón, aunque estuvieran prácticamente frías el olor era agradable.Cogí un pequeño trozo y empecé a masticarlo poco a poco, con miedo a que se acabara del todo.

El sabor es de lo más agradable, están deliciosas y él las está compartiendo conmigo.Era totalmente injusto, si no fueran por los juegos y por la maldita idea que tenía el Capitolio por hacernos sufrir y burlarse de nosotros, seguramente tendría la vida que siempre desee, y sobretodo, no tendría miedo alguno en confesarle mis sentimientos a Jared.Seguramente en otra vida también tendría miedo en ocasiones, pero me volvería más valiente al saber que nadie intentará arrebatármelo que no se lo llevarán para ver como tiene que combatir a muerte contra otros tributos, me sentiría mejor saber que él tendría muchas posibilidades de proclamarse vencedor,y volviera a mi lado, pero.... mejor prefiero no pensar en eso, siempre la suerte ha estado de nuestra parte a pesar de todo.A él solo le queda un año para cumplir su plazo en la cosecha, así que sólo espero poder aguantar un año más, y poder disfrutar entonces una larga vida. No soportaría perderle, a él no no me imagino una vida sin ver su sonrisa, sin nuestros momentos malos, los buenos, las risas, todo, no soportaría estar lejos de él.

-Está deliciosa, es la mejor que he probado en mucho tiempo...- Le digo volviendo de nuevo a la tierra, a la orilla de la playa que es dónde nos encontramos ahora mismo.No me había dado cuenta del hambre que tenía hasta que empecé a mordisquear con ganas la magdalena, pero con mala suerte, aquella delicia tarde o temprano se iba a acabar, por eso mismo me dedico a disfrutarla con tranquilidad.Ya tengo pensado como compensarle el gran favor que me ha hecho, todo el pescado que pueda recoger hoy, pienso dárselo a él, para su familia.-No te preocupes, yo pensé aprovechar el tiempo que estuviéramos aquí, así podría enseñarte nuevas trampas y como hacer nuevos cebos, pienso darte la mayoría de peces que consiga hoy, y no me lo repliques, te lo has ganado.Es mi forma de agradecerte todo lo que haces por mi.-Pezqueñina, así me llamaba. Nos habíamos puesto aquellos motes desde que nos conocíamos, desde que éramos sólo unos críos, y eso me gustaba por que nada entre él y yo había cambiado ni un ápice, y desde luego que seguiría siendo así durante mucho tiempo.Me encanta cuando empieza a acariciarme, a abrazarme, justo como lo está haciendo ahora. Me recuerda a que siempre va a ser así, aunque me encantaría que algún día tuviera un significado diferente, pero quién sabe si eso llegaría a pasar alguna vez, cada vez lo veía más lejano.

Las chicas de mi distrito siempre iban detrás de él, la verdad no me extrañaría en absoluto que empezara a salir con algunas de ellas, yo me alegraría siempre por él, sobretodo por su felicidad, aunque en realidad me doliera en lo más profundo, por que si ese fuera el caso, y eso llegara a pasar, sufriría al saber que no estará compartiendo su felicidad conmigo, que no sería yo la chica de sus ojos.Cuando tenga el valor suficiente, entonces lo sabré. ¿Nadar, ahora? Desde luego que siempre estaba pensando en como disfrutar y aprovechar el momento, hiciera el temporal que hiciera , tampoco le importaba qué momento del día era. Claro que a mi tampoco me importaba en absoluto, mi elemento era el mar, y me encantaba estar cerca de él. Pero aun así me encantaba hacerle rabiar o decir algún comentario que seguramente conseguiría sacarle de sus casillas, era divertido.

-¿Esa es una excusa para verme en ropa interior? Cada vez se te dan peor. -Me echo a reír, pues a pesar de que ese comentario podría ofenderle, no lo hacía con malas intenciones. Lo he hecho para ver que puede responderme o simplemente echar unas risas.No vacilo un segundo más, así que me pongo en pie y me remango los pantalones por encima de las rodillas, con suerte la ropa interior que llevo puesta, disimularía muy bien ya que se puede pasar por alto y tampoco se diferencia mucho de mi ropa de baño.-Aunque..... no suena del todo mal.¿Una carrera para ver quien llega antes? Venga, es hora de demostrarme si sigues o no en forma.¿Te apuntas?- Era una de nuestras viejas costumbres, esperaba que él no las hubiera olvidado.Conforme le espero de pie empiezo a jugar con las manos, esperando a que se decida pronto o seré yo quien eche a correr delante de él haciendo trampas.



_________________
Somos simples delfines que viven en el mar.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-de-panem.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Mar Mayo 01, 2012 4:01 am

Rio, besandole la coronilla. Me he comido media magdalena, así que guardo la otra mitad en la bolsa de papel, dispuesto a ofrecersela despues del baño, pues no tengo mucho hambre ahora. Siempre que estoy con ella se me cierra el estomago. -Ya sabes cuanto me gusta verte en ropa interior sonrio alzando als cejas varias veces, estrechandola contra mi cuerpo, pero al cabo de unos segundos ambos nos echamos a reir. Los dos sabemos que se trata de una broma, pero tengo que reconocer que soy un chico, y verla tan falta de ropa... La carne es debil, me guste o no, pero he aprendido a apartar la mirada y a controlar ciertar hormonas masculinas. Alex siempre me dice que no debería hacerlo, que debería lanzarme entre todos esos acercameientos que tenemos.. pero sinceramente a mi me da mucha verguenza. -Pues claro que sigo en forma... ahora veras... rio, separandome y empiezo a sacarme las botas de agua, tirandolas por encima de mis hombros, sin importarme donde caen. Ya las recogeré después.

Tiro de mi camiseta hacia arriba con prisas, desesperado por sacarmela, aunque me hago un medio lio, pero al final sigue la misma trayectoria que las botas. No tengo que sacarme el pantalón porque los que llevo son de bañador directamente, así que me lanzo a correr delante de ella mientras Alice aún se está peleando con el pantalón. -¿Quien era el que no estaba en forma...? rio, notando como las olas frias empiezan a lamerme los tobillos y noto como se me eriza el vello de los brazos, sintiendo un escalofrio que me recorre la columna. La observo desde la orilla del mar, como acaba de desvestirse y camino hacia atras hasta que una ola me moja desde las rodillas hasta la baja espalda. Suelto una sarta de maldiciones en cuanto el agua helada me recorre la espalda, pero finalmente me dejo caer hacia atras, hundiendome por completo en el agua, cerrando los ojos los primeros segundos, y conteniendo la respiración. Abro los ojos bajo el agua, con los mofletes hinchados de aire y observo la arena que forma onculaciones bajo el agua. Hundo los dedos en la arena, rebuscando y removiendo, dando con pequeñas conchas brillantes y caracolas algo punzantes. Sonrio, dejando escapar un hilo de burbujitas y me guardo las conchas en el bolsillo del bañador, impulsandome para romper la superficie del mar con la cabeza, tomando una bocanada de aire. El pelo me tapa los ojos y veo con destellos amarillos como sus piernecillas delgadas entran en el agua. Sonrio y me aparto el pelo de los ojos, nadando un poco hacia ella. -Venga lentorra... que pareces un caracol de mar.. rio, braceando hasta sumergirme un poco, nadando hacia ella.
Volver arriba Ir abajo
Alice Jonhson
Administradora/Small Dolphin.


Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 08/04/2012

MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Mar Mayo 01, 2012 9:06 am

No había tardado ni cero coma en quitarse la camiseta y dejarla tirada encima de las rocas para zambullirse sobre el agua.Quiso echarse a reír con ganas cuando vio el lío que se estaba haciendo el solo a la hora de quitarse la ropa, pero se aguantó las ganas de hacerlo.Ella se quitó la camiseta de tirantes que llevaba ¿qué más le daba? sería por veces que se había dado un baño con él, desde que eran bien pequeños y la verdad, no le daba ningún corte. Mientras se subía los pantalones, escuchó como la desafiaba.Había sido rápido, pero lo que él parecía olvidar continuamente, era que ella era más rápida dentro del agua, como si fuera un delfín.

'¿Lentorra, caracol de mar? Ahora se iba a enterar por lo que le había dicho.Finalmente se acabó cansando de sus pantalones, ¿para qué dejárselos puestos si se iba a mojar entera? Se los sacó casi de un tirón y los tiró sobre las rocas.Cogió una carrerilla tirándose de cabeza sobre el mar y empezó a nadar, con rapideza, sin necesidad de salir a la superficie para respirar, sin miedo, sabía como controlar la respiración debajo del agua, estaba acostumbrada desde que era bien pequeña.¿Quién era el caracol de mar ahora? En cuanto salió a la superficie se dio cuenta de que estaba lo suficientemente lejos de él.Levantó la mano para avisarle donde estaba y se giró hacia él.Manteniéndose a flote agitando los pies con rapidez, sin complicación de mantenerse sobre la superficie.-¿Quién es la lenta ahora? ¡Ven aquí, haber si eres capaz de alcanzarme !-Se echó a reír mientras jugaba con el agua.Le encantaba tentarle y picarle de aquella forma, era consciente de que retarle de aquella manera sería divertido. En otras ocasiones él la acababa pillando, pero después de muchos intentos y cuando ella ya empezaba a cansarse de estar tanto rato dentro del agua.

-He visto a otros chicos del distrito muy atractivos cuando van en bañador ¿eh? Creeme que he venido por la playa para investigar, y ver unas buenas vistas...pero ahí queda la cosa, no son más que unos musculitos con patas.¡demuéstrame que aun así eres mejor que ellos!- Le gritó desde la zona en la que ella se encontraba.Aquello fue como una especie de respuesta al comentario anterior que él había hecho: 'Le gustaba verla a ella en ropa interior.' ¿Era eso verdad o lo decía en broma?'. La respuesta que ella le dio no lo hizo para ofenderle, desde luego que no, si no para tentarle, para que la cosa se volviera más interesante, él solía ponerse celoso o darle envidia ver como hablaba de otros chicos delante de él.¿Sería por que yo le importaba? o tal vez eran celos de hermano.Otra vez le venían las dudas a la cabeza, le mataba no averiguar la verdad.

Por mucho que mirara a otros chicos, para ella era el único, en todos los sentidos le superaba a todos los hombres de su edad que vivían en su distrito.Pero ella admitía que cada vez que estaba con otras chicas, se ponía celosa de verdad.Conocidas de la escuela, e incluso otras que iban por la playa, sólo había que mirar como lo devoraban como la mirada, y como hacían comentarios sobre él en plan: ' has visto ese? por favor es guapísimo.¿Tendrá novia?.' Ella como amiga sabía que no tenía que tener miedo, pero le preocupaba que acabara saliendo con una chica así, cuando ella llevaba esperando algo así mucho tiempo.Siguió esperando a que él se acercara.

_________________
Somos simples delfines que viven en el mar.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-de-panem.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Mar Mayo 01, 2012 10:23 pm

La miro zambullirse en el mar, desapareciendo bajo el agua. Y ya está. La pierdo de vista, como siempre, otra vez más. Siempre me hace lo mismo. Puede que fuera del agua sea más lenta, pero bajo ella, es como una auntentica sirena. Rápiza y veloz. Miro a mi alrededor, como esperando que me agarre de una pierna, dándome un susto, como tantas otras veces que se sumerge y no soy capaz de encontrarla bajo el agua.

Llego a asustarme cuando, tras unos minutos, no la veo aparecer.. -Mierda Alice... ¿Dónde te metes...? Saca la cabeza del agua... por favor... le rezo a Poseidon, porque ya llevan varios minutos largos, y no veo que asome la cabeza...

Echo a nadar hacia las rocas, por si por alguna mala casualidad de la vida una ola la ha desviado o algo. -¿¿¡Alice!?? grito casi desesperado, sin verla romper la superficie del agua. Nado unos cuantos metros de aqui para allá y entonces la veo, a un montón de metros más lejos de mi, hacia lo hondo. Nado hacia ella, aunque no puedo evitar una leve sonrisita por sus palabras. -Vaya, vaya, vaya.... ¿Así que mi pequeña peZqueñina viene a la playa a ver que tal estan los chicos que vienen por aquí a pasearse en bañador.....? Estas echa toda una voyeur... no me lo habia esperado de ti preciosa... rio, nadando despacio hasta llegar a alcanzarla, moviendo brazos y piernas para no hundirme. Me sumerjo, hundiendo la cabeza y buceando hasta ella, tirando con una risita de sus pies, hundiendola en el agua junto a mi, abrazandola, observando como su pelo bajo el agua se mueve como una nube oscura que enmarca su rostro perfecto. Sonrio, cogiendo de su mano y tirando hacia arriba, volviendo a salir a la superficie. La miro, con una gran sonrisita, apartandole un par de mechones que le caen por la cara, tapandole los ojos. - ¿Y a mí que puntuación me das de todos los chicos que ves en bañador? [/b] le digo sin poder contener una sonrisa. Personalmente, yo no me siento del todo guapo. Se que hay alguna chica en el pueblo que va detras mio, pero para empezar, siempre pienso que merecen algo mejor que yo, y para terminar, solo tengo ojos para mi preciosa y perfecta Alice. No me interesa ninguna más que haya conocido. Ella fue, es y será el amor de mi vida, eso lo tengo claro, y para siempre, aunque nunca reuna el suficiente valor para decirselo a la cara...

Yo tambien veo a las chicas cuando van a la playa, y si, el ser un chico y adolescente hacen que a veces se me vayan los ojos, pero personalmente, por muchas chicas bonitas que vea, sigo pensando que ella es la más bonita, la mas preciosa, la más perfecta. Puedo tener el peor día del mundo, no haber pescado un maldito pez, no haber cobrado ni una pieza de cobre, pero en cuanto veo sus ojos, el brillo que emana de ellos, su sonrisa amplia y sincera.. todo lo malo y toda la mierda del mundo desaparece, y solo está ella. Y ahí va a seguir siempre, como una espinita clavada en lo más profundo de mi pecho.
Volver arriba Ir abajo
Alice Jonhson
Administradora/Small Dolphin.


Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 08/04/2012

MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Miér Mayo 02, 2012 2:06 am

¿Qué le pasaba? En cuanto salió a flote parecía que él se había puesto nervioso, sólo cuando consiguió localizarla se tranquilizó y nadó hacia donde ella estaba, no sin antes gastarle una de sus bromas, la había cogido del pie hundiéndola debajo del agua, justo cuando estaba debajo abrió los ojos y ahí podía verle, jugando como si fuera un crío pequeño.La verdad eso a ella le gustaba, le encantaba.Por muchos años que pasaran él seguía siendo el mismo, no cambiaba.Le encantaba los rebotes de niño pequeño que le daban cuando estaba con ella, para divertirse, para disfrutar, y sobretodo para que ella le prestara atención.
También le encantaba cuando se ponía serio, cuando demostraba que era un chico maduro.Que no se le diera bien la pesca no quería decir que no fuera un chico inteligente, desde luego que lo era.

Incluso ella admitía que habían muchas cosas que no se le daban genial y a él si.Pero siempre podrían ayudarse mutuamente y eso era lo que más le atraía de él, a ella las pequeñas torpezas le encantaban, pues así tendría una escusa más para poder estar más tiempo a su lado.A pesar de los defectos que él podría llegar a tener, los que hasta ahora no había conseguido encontrarle, tanto como sus numerosas virtudes, le seguía admirando, seguía perdidamente enamorada de él con todo aquello.
Volvió de nuevo a la superficie, riéndose, jugando, picándose mutuamente.Así eran ellos dos siempre que estaban justos: como si volvieran a tener cinco años y la verdad eso a ella no le preocupaba, era feliz disfrutando de aquella manera.

No pudo evitar echarse a reír sin parar cuando él descubrió que ella como chica que era también solía bajar a la playa en fijarse en los demás chicos.Aunque a veces sentía que le llamaba la atención otros jóvenes que no había visto antes, no era del todo cierto, para ella le era imposible poder fijarse de esa manera de un chico que no fuera Jared.¿Se había puesto celoso? ¡Se ha puesto celoso! Pensó ella contenta, sin saber porqué. Aun no entendía por qué reaccionaba así, ¿sentiría algo más que una buena amistad por ella? ' Ojalá fuera así...'
Se acercó a él, sin dejar de nadar, quedándose frente a él también retirándole el pelo que se le había quedado pegado en los ojos, tal y como él le había hecho hacía unos segundos.-¿Te has puesto celoso? Porque juraría que si...-Se echó a reír, mientras intentaba hacerle cosquillas con las manos.Le preguntó qué puntuación le daría a él después de ver a todos esos chicos de la playa ' A ti te daría el mundo entero si hiciera falta' Pensó.Pero no se veía capaz de decirle una cosa así.-¿A ti, dices qué puntuación te doy? un... 6 no estaría nada mal.-'Mentira, por favor Alice se más realista y dile lo que piensas de verdad, no hagas que él se enfade, no te gustaría.' Eso pensaba, pero después de mucho recapacitarlo pensó en decirlo, tampoco haría mal a nadie ¿no? siempre había pensado que Jared tenía ese encanto y ese atractivo que los demás no poseían.-¿Quieres que te diga la verdad?.... tú eres un, nueve y medio al lado de todos ellos.-Se acercó más a él, exactamente aproximándose a su espalda, subiéndose a ella como si fuera un mono, agarrándose de su cuello sin hacerle daño y agarrándose con las piernas a su cuerpo.Empezó a dar vueltas como si quisiera jugar, intentando picarle, volviendo a ser una niña pequeña.-¿Y tú? ¿qué te parecen las chicas de nuestro distrito, eh pillín? Seguro que te has fijado en más de una.....-

Un sentimiento de tristeza le vino a la cabeza, pero tratando de disimularlo se siguió riendo, tratando de no pensar en que tal vez alguna vez podría perderlo y entonces no soportaría pensar que eso pasara sin haber intentado luchar por decirle lo que sentía, jamás se perdonaría algo así.Quiso seguir el juego, mientras aun seguía subida a sus espaldas y con la picardía en la voz.-¿A mi qué puntuación me darías, nemo?-No quería soltarle, ahora que estaba en esa posición no quería separarse, le resultaba agradable, aunque él no entendiera sus mismos sentimientos.

_________________
Somos simples delfines que viven en el mar.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-de-panem.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Miér Mayo 02, 2012 9:12 am

No puedo evitar reir y dejo que me aparte el pelo mojado de la frente, con un gesto tierno y cariñoso que hace que la piel se me ponga de gallina. Siempre que me toca, noto que la piel me arde, y despierta en mi cuerpo sensaciones y sentimientos desconocidos para mi. No es que me calentase, que sí, alguna vez no voy a negar que su contacto me encendió, pero ahora he aprendido a controlar para que no pase, a disfrutar de su contacto, de sus caricias cariñosas... Observo sus ojos, tan calientes como el chocolate derretido y sonrio encantado. Simplemente la adoro. ¿Cómo podria no adorar a semejante peronsa?

Suelto una carcajada sonora en cuanto escucho el numero que me da como primera puntuación. -Así que solo un 6... vaya.. pienso para mis adentros. Aunque claro, pensandolo bien, y comparandome con los otros chicos del distrito, cono Finnick, sin duda ese seis es un numero merecido, si le añadimos el plus de que el sabe pescar y yo no. Bueno, sí se, pero se me da fatal. -¿Así que entonces... mi puntuación final queda en un nueve y medio, eh? rio, notando como se sube a mi espalda como si se tratase de un koala, uno de esos exoticos animales orejudos y peludos que viven en las selvas tropicales. Si estuvieramos en tierra firme rodearia sus piernas con mis brazos para no caernos, pero estando en agua, solo puedo mover los brazos y las piernas para mantenernos a ambos a flote. Rio, girandome entre la tenaza de sus piernas y sus brazos, quedando frente con frente y me encargo de mantenernos a ambos a flote mientras ella sigue agarrada a mi. La miro, con una sonrisita picarona, despistandome unos breves segundos en sus ojos, esos que siempre me fascinan. -¿Qué tengo que hacer entonces para merecer tu diez...? pregunto en voz baja, en una pregunta que tal vez, susurrada del modo que he susurrado suene intima y personal, pero al fin y al cabo, hay intimidad y confianza entre nosotros. ¿Cómo no va a haberla despues de haber estado toda la vida juntos?

Enredo los dedos de una mano en los mechones rebeldes de su pelo que caen por su espalda, hundidos en el agua mientras mis ojos se pierden en los suyos. Podria pasarme horas... ¿¡Qué digo, horas!? ¡Podría pasarme dias enteros contemplando esos ojos...! Y jamás me aburriria de ellos..
-¿Chicas de nuestro distrito? Ah... ¿Pero es que acaso hay más chicas que tu y mi hermanita? respondo, haciendome el sorprendido con una carcajada, como si acabase de descubrir un dato de lo más importante. Conocia a otras chicas, claro. A Enisse, a mis compañeras de la escuela... incluso sabia algo de esa extraña y solitaria chica pelirroja... pero ninguna estaban, ni estan, al alcance de Alice... Pueden ser guapas, que no lo niego que lo sean, o llamativas... pero en lo que a mi respecta, no tengo ojos para ellas...

Casi sin darme cuenta, la mano que acariciaba minutos atras los mechones de su pelo, pasa a acariciar su espalda lentamente, sin darme cuenta, bajo la superficie del agua. Tiene la piel suave, como el vestido de seda que tiene Violet de hace unos años. Aunque casi me atreveria a decir que es mas suave que la seda.
-Cualquier puntuación que te diera seria inutil... nunca podria darte una puntuación que reflejara lo que eres... no existe un numero tan grande.. o por lo menos, no sé contar hasta él.. respondo con una sorisita, ladeando la cabeza. ¿Qué espero con estos piropos pueblerinos, enamorarla? Dudo que vaya a enamorarse de mi con unos comentarios así... Mamá siempre ha dicho que sea como soy, yo mismo, para enamorarla... pero siendo un paleto como yo no se puede enamorar a princesas como ella... Alguien como Alice necesita uno de esos principes caballerescos de cuentos, que vienen en un caballo blanco, vestidos con caros ropajes a rescatarla de una vida como la que llevamos. Pero por desgracia, yo no puedo ser ese principe. Ni tengo dinero, ni caros ropajes, ni un caballo, ni sangre azul en las venas. Lo único que tengo en ellas es agua salada. Vuelvo a girarme en sus brazos, dejando que se cuelgue a mi espalda. -Agarrate.... y coge aire.. le advierto mientras cojo aire y me sumerjo en el mar, como cuando eramos pequeños. Yo buceo mientras ella se sujeta a mi, como si fuera un caballito de mar o algo.
Braceo, sumergiendome más, braceando hasta la costa, llegando a tocar con mis manos la arena del fondo. Por suerte el agua de esta playa es tan limpia y tan clara que puedes ver a la perfección bajo el agua. Entierro las manos en la arena, rebuscando. Menos mal que puedo aguantar bastante la respiración bajo el agua.. Tardo unos segundos largos en desenterrar unacaracola que es más grande que mis dos puños juntos. Es una buena pieza, y si la vendo a algún buen coleccionista se puede sacar algún que otro pellizco... Le hago un gesto para arriba como preguntandole ¿Subimos?
Volver arriba Ir abajo
Alice Jonhson
Administradora/Small Dolphin.


Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 08/04/2012

MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Miér Mayo 02, 2012 10:21 am

No sabía que pensar respecto a los comentarios que él le había dicho.Ella también podría haberle dicho que en los únicos chico que se fijaba era en él y en su hermano pequeño, pero no fue así, lo que le dijo sobre aquellos chicos de la playa fue más bien para despertar su interés, ponerlo celoso.Si, lo había conseguido pero aun así no era capaz de reaccionar ni de conseguir confesarle lo que sentía.De decirle lo cansada que empezaba a sentirse por fingir tanto.Vale que a él le encantaba bromear, y que le encantaba picarla de aquella forma.Pero en aquel momento se moría de ganas de preguntarle que si esta vez iba enserio .
¿De verdad pensaba que ella era mejor que el resto de chicas? Seguro que lo decía como amor de hermano.¿Qué le iba a decir si no? Habían sido muchos años a su lado, pero por esos mismos motivos tenía ese miedo de saber que nunca llegaría el día en el que pasarían de ser algo más que buenos amigos, como hermanos.Siempre solían ser complicadas esas situaciones.Conocía a muchas chicas que se habían enamorado de su mejor amigo y al final acabó rompiéndose su relación.Pero no, entre ellos dos no podía pasar algo así, eran uña y carne como para acabar mal.

Él le pidió que se sujetara con fuerza, y empezó a hundirse debajo del agua, como cuando eran pequeños, él siempre hacía lo mismo.En aquellos momentos dejó de sentirse como un delfín, ahora le recordaba estar con uno, Jared. Nadaba con mucha velocidad, y ella se sujetaba a su cuello con miedo a soltarse , pero le encantaba, se sentía libre, feliz.En cuanto estaba con él y sobretodo en aquel lugar , se olvidaba dónde vivía realmente.Le encantaba imaginarse que era un pez, que pertenecía a ese mundo.Quería reír, pues le encantaba recordar estos momentos, como cuando era una niña pequeña.Repetir esta experiencia con él, pasaran los años que pasaran, aquello era algo suyo, sólo de ellos dos.Puede que otra cosa no, pero él la hacía feliz, sabía como ilusionarla y sentirse bien.Tuvo que soltarse cuando él se había acercado a la profundidad, hundió la mano en la arena y cogía una caracola, lo suficientemente grande que le cabía en dos manos.Justo después hizo un gesto para subir a la superficie. Ella asintió y siguió detrás de él, tantos años viviendo allí debajo del mar, que sabía como controlar la respiración.

-Ha sido increíble, ha sido como recordar cuando teníamos 5 años.¿Sabes? en un momento pensaba que eras un delfín de verdad.Por cierto me encanta la caracola, seguro que te dan una buena recompensa por ello.-En cuanto estaban en la superficie siguió moviendo los pies y las manos para mantenerse a flote, pero se sentía cansada y los dedos los tenía casi arrugados, pero aun así no tenía ganas de salir de ahí.Recordó aquella cosa que tenía dentro de la bolsa, aquel pequeño detalle que le había traído, pero que no había recordado que la había traído hoy hasta este momento.-Una cosa...¿decías enserio eso de que soy tan especial que no podrías darme una puntuación? ¿Tan especial soy para ti?-Se arrepentía de haberle preguntado aquello.De repente sintió como le ardían las mejillas y notaba como el corazón se le iba a salir del pecho.

-¿Podemos ir fuera? a las rocas quiero decir. He traído algo para ti, creo que te encantará, lo he hecho yo.-Sonrió y se quedó mirándole.Echó a nadar dirigiéndose hacia las rocas, sentía frío al subir de nuevo a la tierra, pero aun así no le importaba, estaba acostumbrada.Mientras se dirigía hacia la bolsa daba pequeños saltitos para entrar en calor.Sacó una caja bastante grande y se sorprendía de que él no se hubiera dado cuenta de su existencia.Cuando él ya estaba detrás de ella decidió que era el momento para dárselo,cogio la caja y se puso en pie dispuesta a dársela.
-¿Recuerdas el adelanto del colgante que te di? Pues hace poco estuve en el distrito uno y recordé que una vez comentaste que te gustaría tener uno de estos, no sabes lo que me ha costado conseguirlo... toda una comida de un mes.Pero espero que te guste.Seguro que te quedará genial-Le sonrió y espero con ansia.Aunque él siempre estaría guapo con cualquier cosa que se pusiera.¿Sólo guapo? Si él de por si ya era precioso, con eso escandalaría a cualquiera.Pero claro, ¿cómo iba a decirle aquello?- Seguro que cuando tengas una cita con alguna chica, la enamorarás enseguida.¡Creeme que ahora me muero de la envidia!- Se echó a reír, pero se torturaba de pensar, lo tonta que había sido.¡Díselo ya!' pensaba para variar.
Traje

_________________
Somos simples delfines que viven en el mar.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-de-panem.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Miér Mayo 02, 2012 11:35 am

Sujeto la caracola bajo uno de mis brazos mientras muevo los pies para aguantarme a flote, mirandole con las cejas alzadas cuando comenta, o más bien me pregunta, si lo he dicho en serio, lo de la puntuación. Nado un poco hasta ella, sonriendo. -Sabes que lo eres, Alice... Estas entre las tres chicas más especiales de mi vida... no sé porqué, pero veo como su mirada se apaga levemente ante ese comentario, como si sus ojos hubiesen dejado de reflejar la luz del sol por unos momentos. -Y teniendo en cuenta que las otras dos son mi madre y mi hermana... creo que sabes cuan especial eres.. sonrio, acariciando suavemente su mejilla con el dorso de los dedos, cogiendo uno de sus mechones entre mis dedos y colocandoselo tras la oreja. Me acerco más a ella, en el agua, dandole un beso cariñoso en la frente.-Sabes que no podria hacer nada sin... mi pezqueñina... rodeo uno de sus brazos con los mios, batiendo los pies para no hundirme.

Asiento en cuanto dice lo de ir hacia la playa, mencionando que tiene algo para mi. Tengo que morderme la lengua para obviarme el comentario de -No tienes que regalarme nada que estoy a punto de soltar, pero que no suelto al final. Pensaba conpensarselo con creces. Nadamos en silencio hasta la playa, sin prisa, y salimos del agua. Ella va delante asi que dejo la caracola en el suelo blandito de la arena y rebusco en mi mochila hasta dar con dos toallas algo gastadas, pero que cumplen bien todavñia su función y se la paso por los hombros, por lo menos para secarnos un poco antes de ponernos la ropa. No me gusta ponerme la ropa y que se me quede toda mojada, pegada al cuerpo. Es.. como pegajoso y molesto. -¿Cómo iba a olvidarlo? sonrio, señalandome el cuello, del cual pende un cordon de cuero grueso y resistente con un delfín pequeñito de plata, pegado a mis claviculas. -No me lo saco ni para dormir... es como tener siempre conmigo una parte de mi delfín favorito.. le guiño un ojo con una sonrisa. Escucho lo mucho que le ha costado conseguirlo. Toda la comida de un mes. Toda la comida de un mes.. y eso es muchisimo. Estoy a punto de rechazarlo antes de que me lo ofrezca, pedirle que lo devuelva y que por favor recupere el dinero, que no necesito algo así, que yo con verla soy el chico más feliz del universo. Pero no lo digo porque tengo miedo a ofenderla. A cagarla...

Abro la caja enorme que me tiende, contemplando el traje de rayas verticales que hay dentro, envuelto en un papel suave y oscuro, como papel de cebolla. Casi me da miedo tocar el traje, mancharlo o mojarlo con mis manos. No es negro, pero es más oscuro que un azul oscuro... Es el mismo azul del que se ve el mar por la noche, que tampoco es completamente negro. -Alice.... susurro su nombre, con las cejas alzadas, completamente sorprendido. Me ha pillado totalmente por sorpresa. -No tenias porque hacerlo... el sueldo de la comida de un mes es muchisimo dinero.. y por lo que cuesta la comida de un mes aqui, puedo hacerme una idea de cuanto ha costado. Escucho su ultimo comentario, con la cabeza casi embotada, como cuando se te taponan los oidos con agua. Seguro que cuando tengas una cita con alguna chica, la enamorarás enseguida.¡Creeme que ahora me muero de la envidia! La miro unos segundos y entonces oigo el clic que hacen los engranajes de mi cabeza al encajar, al dar con el momento y el plan perfecto. -Que sepas que te has pasado un montón, Alice... pero esto, pienso compensartelo.. tapo el traje con el papel de la caja de nuevo y la cierro. Es precioso, tengo que reconocerlo, pero no puedo evitar pensar en cuantos dias habra dejado de comer para pagarlo. Es una barbaridad... Llevo dias matandome la cabeza, pensando qué narices le puedo regalar por su cumpleaños, cada día más cerca. Pero ella misma acaba de darme la idea, aunque para poder realizarla entera, tendré que ausentarme unos dias. Esto requiere de la elegancia que el distrito 4 no tiene, pero sí el Capitolio. -No podria tener una chica más perfecta.. y sí, he dicho tener. Porque para mi, ella es mia. Aunque no le haya pedido salir, ni le haya confesado mis sentimientos, ni sea su principe, despues de esto tengo claro que voy a decirselo. Cómo y cuando, no lo tengo claro todavía.... pero no quiero esperar mucho más. No quiero esperar ya a que venga ese principe. A la mierda. Yo, Nemo, el pescadito valiente, puedo convertime tambien en alguien lo suficientemente bueno para ella, no me importa contra quien tenga que luchar para ello.

Dejo la caja en la roca, envolviendo la caja en la ropa, tambien por si las moscas. Creo que nunca he tenido algo tan caro entre mis manos... Me siento en la roca. -Anda... Ven aqui... palmeo la roca entre mis piernas, haciendole un hueco, y cuando viene a sentarse entre mis piernas rodeo sus hombros y sus brazos con mi toalla, frotandoselos para secarla y para que entre en calor, apoyando mi barbilla en su hombro mientras miro el horizonte, allá donde se funde con el mar, aspirando el aroma a salitre que desprende su piel. Puedo ver su perfil por el rabillo del ojo y sonrio levemente, contemplando sus rasgos, y la sonrisa que adorna sus labios. Esos labios preciosos que tantas veces he soñado que me como a besos.... esas mejillas que acaricio tantas veces como puedo, fingiendo que es un gesto de hermano cariñoso, tratando de ocultar todo el amor que le profeso en realidad. [b]-Eres la chica perfecta Alice... me quedaria así siempre.. contigo, abrazandote y mirando el mar...¡Oh! Y con magdalenas..`[b] añado cogiendo la bolsa de papel que habia quedado despistada y dejandola frente a ella, con la media magdalena que ke he guardado. Sé de sobras que no le importa que esté mordisqueada por mi.
Volver arriba Ir abajo
Alice Jonhson
Administradora/Small Dolphin.


Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 08/04/2012

MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Miér Mayo 02, 2012 11:41 pm

Se quedó mirando el colgante que colgaba de su cuello, aquel que ella no hacía mucho le había regalado.Era un delfín plateado no muy grande, pero aquello le recordaba el símbolo que a ellos le pertenecían.Le costó conseguirlo pero no tanto como aquel traje.Sabía que no debería haberle dicho lo mucho que le había costado comprar un traje tan caro como aquel, claro que a ella no le importaba en absoluto todo ese esfuerzo, sólo con verlo sonreír de aquella forma se le olvidaba todo el sufrimiento que conllevaba. Se quedó mirándolo, con esos ojos mostrando todo el tiempo el cariño que sólo ella podría ofrecerle; como cuando eran pequeños.¿De verdad le había gustado su regalo? así debía ser por que él no dudó ni un sólo segundo en decirle que ella era la chica más perfecta de su vida Ahora si que se sentía la persona más feliz del mundo ¿Era este el momento adecuado para decirle lo que sentía? Tenía necesidad de decírselo, pero no sabía el porqué tenía esa presión dentro de su pecho que tampoco le dejaba hablar.

Se sentó encima de sus piernas, mientras él la abrazaba con ayuda de una toalla para que entrara en calor, ahí estaba a gusto, no quería moverse ni siquiera.¿Pero cómo podía ser tan tonta como para no decirle nada? Si no se daba prisa seguro que alguien vendría y se lo quitaría y eso si que no podría soportarlo.No tardó en corresponder y rodearle a él también con sus brazos, apoyando su cabeza en sus hombros, acurrucada como si fuera una niña pequeña.Abrazándolo con fuerza.No era una escena rara de ver, pues más de una vez se habían pasado horas en aquel sitio, sin ninguna preocupación, sin necesidad de tener que volver a casa: sólo ellos dos allí. Él sacó las magdalenas de la bolsa, se dio cuenta de que se la había dejado a medias, sin embargo ella se había comido con ansias la que Jared le había regalado.Se sentía mal, por que encima él le estaba ofreciendo lo que quedaba de la suya.

Cogió la magdalena y se quedó mirándola, la partió por la mitad y se la ofreció, naturalmente era suya y si él no accedía, ella tampoco iba a comerse la otra mitad.-Mitad y mitad, tú apenas has comido y no es justo que te quedes sin disfrutar de este delicioso manjar ¿ vale?-Ahí seguía, encima de él, sacando sus brazos de la toalla para que así le resultara más fácil comerse el pequeño trozo de magdalena, la verdad estar tanto tiempo debajo del agua le había abierto de nuevo el apetito.Cogía pequeños trocitos, comiéndose el trozo poco a poco, queriéndolo disfrutar otra vez.¿Existía un lugar mejor o un momento que se pudiera comparar al de ahora? Seguro que no, ella lo que más quería era que el tiempo se parara, en estos mismos momentos.No se había dado cuenta de cuanto le gustaba hasta ahora, y cada segundo que pasaba ese sentimiento crecía y crecía...

-No quiero que estés en deuda conmigo. Quise hacerte un regalo, por todo el tiempo que has estado soportándome, se que no es fácil. Sobretodo cuando cada dos por tres estoy hablando de lo mucho que odio al Capitolio y a la gente que vive ahí, que yo misma provocaría una revolución, si pudiera....Pero olvidando todo eso, quiero que sepas que cuando pensé en ti olvidé todo eso y por eso no se me hizo nada complicado conseguir esto, porque sabía que te iba a gustar, te mereces lo mejor del mundo.- En cuanto empezó a hablar tenía el miedo y la horrible sensación de que no podría parar.Se pasaría horas y horas dándole las gracias por mil motivos, y aun así se quedaría corta.Hablaría tan bien de él fuera cual fuera la situación y con quien fuera.Con él era la persona más abierta del mundo, sin recordar a su mejor amiga Andy, con quien siempre confesaba los sentimientos que tenía hacia Jared y las veces que había ido en su búsqueda cuando ella se sentía mal y ahí estaba su mejor amiga para escucharla.Pero él, era distinto, era su alma gemela, nunca le costaba hacer las cosas cada vez que él estaba cerca.No tenía miedo, no tenía vergüenza, y lo más importante, no tenía que fingir, seguía siendo la misma de siempre.Por eso mismo, eso era lo que más le gustaba de él, que sacaba lo mejor de ella, haciendo que siempre se sintiera como en su propia casa.

-Ojalá desapareciera toda la injusticia en la que vivimos y me quedara aquí para siempre, en este sitio. Sin miedo, con mi hermano, con mi madre, con la gente que quiero.-Dio un suspiro, aun envuelta entre sus brazos, terminándose lo que le quedaba de la magdalena que aun sujetaba con sus manos.Aquella que había estado mordisqueada por él, pero eso no le importaba, más de una vez habían compartido la comida cuando les resultó necesario. Le costó tragar el último trozo antes de acabar una frase, que aunque tenía miedo de decirla, nunca antes se la había dicho, no con ese sentido, tampoco estaba segura de si él lo iba a entender o no, pero tampoco quería esperar más.Era lo que sentía y lo que le apetecía.- Te lo he dicho muchas veces, pero ahora creo que es cuanto más necesito que lo sepas. Con quien más me apetece estar en este sitio, ahora y toda mi vida, es contigo.Sólo espero que el Capitolio no lo estropee, con sus dichosos planes.-Ya está, ya lo había dicho.Se quedó en silencio, sin saber que más decir en aquel momento. Sólo quedarse mirando la playa, esperando su respuesta sin prisas.

Todo estaba tan tranquilo, parecía todo sacado de un cuadro y lo hubieran puesto ahí, su mar, su querido mar....
El hogar en el que ella había nacido y lucharía dando su propia vida si hiciera falta por defenderlo, por demostrar lo importante que era para ella. El capitolio podría tener todo lo que quisieran, riquezas, vestidos, pero ellos jamás tendrían algo que ella quería más que a nada en esta vida. Las mejores playas que se pudieran haber visto.Eso si que jamás lo tendrían y tampoco podrían arrebatárselo.



_________________
Somos simples delfines que viven en el mar.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-de-panem.foroactivo.mx
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nuestro lugar secreto [Alice]   Hoy a las 9:48 am

Volver arriba Ir abajo
 
Nuestro lugar secreto [Alice]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mi Lugar Secreto... lleno de Mariposas Negras
» nuestro secreto
» LEJOS DE NUESTRO AMOR
» Llévame a cualquier lugar
» Mi Secreto Es Mi Mision! Amuto

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad de Alacante. :: Distritos. :: Distrito 4 :: Orilla del mar-
Cambiar a: