Ciudad de Alacante.


Foro basado en la querida Saga Cazadores de Sombras.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Staff Administrativo


Moderadora
Mejores posteadores
Alice Jonhson (218)
 
Afiliacion (52)
 
Chrystalle West (1)
 
Últimos temas
» Registro de PB
Sáb Oct 26, 2013 8:01 am por Chrystalle West

» Ficha modelo del cásting.
Lun Sep 17, 2012 7:49 am por Alice Jonhson

» Registro para mentores.
Lun Sep 17, 2012 7:43 am por Alice Jonhson

» Registro de Vivienda.
Lun Sep 17, 2012 7:42 am por Alice Jonhson

» Registro de Ganadores.
Lun Sep 17, 2012 7:41 am por Alice Jonhson

» Registro de Distrito.
Lun Sep 17, 2012 7:39 am por Alice Jonhson

» PERSONAJES DE LA SAGA. {Petición}
Lun Sep 17, 2012 12:07 am por Alice Jonhson

» Personajes CANNON CHICOS.
Lun Sep 17, 2012 12:04 am por Alice Jonhson

» Personajes CANNON CHICAS.
Dom Sep 16, 2012 11:05 pm por Alice Jonhson

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Vie Mayo 04, 2012 7:10 am.

Comparte | 
 

 Esta vez no es casual{Vera}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Esta vez no es casual{Vera}   Jue Abr 26, 2012 8:43 am

A la mañana siguiente de su encuentro con Vera siendo temprano alguien había llamado a la puerta. Valentine se había ceñido mejor la bata que llevaba sobre su fino pijama y al abrir la puerta no había visto a nadie. En su lugar encontró algo que la extrañó más que el mero hecho de que la persona que hubiera llamado no hubiera esperado a que abrieran. No era algo muy frecuente ni que llamaran ni que de hacerlo no estuvieran cuando abría. Había una pajarera con un pájaro en su interior y tras ver la pajarera buscó con la mirada a alguien pero no había nadie. Fue cuando vio la nota y la leyó que sonrió enternecida por que le hubiera regalado un pájaro y por el significado de ello. Dejó que una salada lágrima se derramara y se deslizara por su mejilla y recogió la pajarera con el sinsajo en su interior.

Sonrió al pájaro mientras entraba y lo dejó en su habitación, sobre una mesa que tenía para que le hiciera compañía. Luego le dio de comer y pasó el resto de la mañana leyendo con una sonrisa en el rostro y la compañía de su regalo. Por la tarde en cambio hizo un esfuerzo y fue al Capitolio sin llegar a mezclarse con su gente y mucho menos integrarse en aquella masa colorida y despreocupada que eran todos ellos. Compró carne de buey y diferentes acompañamientos ya preparados que vendían y finalmente unos pastelitos de colores que pudieran servir de postre. Aparte también compró de una bebida que realmente no sabía de que estaba hecha pero que tenía un sabor que no podía comparar con el de otras bebidas que pudiera encontrar en su Distrito. Era como más sofisticado y como no más caro.

Lo más interesante fue cuando por mera casualidad se topó con una tienda en la que vio algo que le llamó la atención. Tenían unos colgantes de aspecto bastante sencillo y para nada capitolino, se dio cuenta entonces de que pretendían imitar la sencillez de los Distritos algo que le pareció raro, pero daba igual. Lo importante era que vio un colgante con un dije en forma de sinsajo y pensó en Vera y lo que le dijo de los sinsajos. En ese momento pensó que podría gustarle y lo compró.

Ya con todas las compras volvió a su casa y guardó todo bien reservando las mejores cosas para la cena. Miró la hora que era decidió que era ya hora de ir tirando hasta el punto de encuentro. Comprobó que todo en la mesa estuviera bien puesto y había dejado ya la comida lista. Sí, lo había dejado todo listo y bien cocinado. Tras ello salió y llegó a la escuela viendo que Vera aún no estaba allí.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Jue Abr 26, 2012 9:29 am

Aquel día había sido un día productivo en el trabajo, aunque tan aburrido como los demás. Adelanté bastante trabajo acumulado para poder cobrar con antelación y también quedarme un poco más libre en vista a los próximos días que quisiera invertir cazando con Valentine o viajando al distrito dos para visitar a Thomas. Hice un par de horas extras, levantándome antes para abrir en las dos horas previas a las nueve, e incluso comí en el trabajo, después de lavarme las manos y quitarme varias astillas y de modo que pudiera después proseguir con la creación de un mueble que me habían encargado bajo la condición que fuera completamente artesanal y personal. Al parecer, en el Capitolio estaba muy de moda lo proveniente de los distritos, al menos ciertas cosas. Lo "retro" y "pueblerino" también parecía ser una tendencia.

No esperé a que el reloj diera la hora punta, sino más bien contemplé cómo el crepúsculo comenzaba a manifestarse en el cielo. En base a eso, procedí con el cierre del local. Fue entonces cuando, en vista a que la carpintería se había vaciado con su último cliente, cerré la puerta principal y me quité la ropa del trabajo, poniéndome un conjunto más habitual y limpio. Apenas tuve tiempo para pasar por casa, lo cual tampoco me importó pues estaba ansiosa y ardiendo de ganas por llegar a la escuela.

Probablemente Valentine ya seguía allí, así que comencé la carrera de mi vida desde una punta del distrito hasta el punto de encuentro en cuestión. Al llegar, me sorprendió encontrarme sola, pero al parecer fue más bien una sensación. Entre las sombras esperaba Valentine, la chica del pelo que parecía más bien el plumaje de un ave fénix. Me acerqué a ella en un paso más pausado, saludándola con la mano y dejándome llevar por la excitación. Casi había olvidado lo que había hecho aquella mañana antes de ir abrir mi pequeño negocio, así que no me avergoncé tanto al mirarla a la cara tras el detalle del sinsajo.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 12:49 am

Esperaba un tanto impaciente puesto que estaba emocionada. De hecho no podía ni esperar quieta, caminaba y se movía yendo de un lado a otro sin dejar de estar en ningún momento frente de la escuela pero viendo cubriendo todo el perímetro de la cara frontal de esta, que era donde habían quedado y donde se habían visto el día anterior. Cuando vio a Vera la saludó animadamente con la mano y se acercó a ella abrazándola. Ni siquiera había pensando en que Vera llegaba tarde, era algo que no le preocupaba ni le molestaba. No al menos teniendo muy presente el regalo que era aquel Sinsajo-Gracias, muchísimas gracias-dijo más de una vez emocionada.

Cuando se separó un poco siguió mirando a la chica cuya melena rubia le recordaba un poco a un pedazo de algodón, aunque el color no correspondiera en el algodón. Le pareció que quizás había venido corriendo puesto que la veía bastante despeinada acentuando lo que había dicho del algodón. Y ojo, lo decía en un buen sentido puesto que le parecía que seguramente fuera suave aparte de que opinaba que el cabello le quedaba la mar de bien tal y como lo llevaba. Recordó el colgante que había comprado y lo sacó del bolsillo tapándolo con la mano con la que no lo sujetaba para que no se viera.

Sonrió ladeando la cabeza-Dame tú mano. Tengo algo para ti-pidió dejando el colgante en la mano de ella en cuanto se la dio y le cerró la mano de modo en que no lo viera hasta que lo abriera y aún Valentine no se la soltaba-Espero que te guste, no es un precioso pájaro vivito y coleante pero se le parece un poco-añadió y le guiñó el ojo. No podía estar segura del todo de que le fuera a gustar pero confiaba en que sí. Le soltó la mano con suavidad y esperó a que viera su regalo. Se alegraba de haber encontrado algo comprado en el Capitolio y por tanto con la calidad de lo de allí pero sin aspecto Capitolino.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 1:12 am

Conforme fui acercándomele en un paso más cuidado, abrí la boca para soltar algún tipo de perdón que excusara mi tardanza. Mis manos se estaban casi ya juntando en señal de plegaria y misericordia, mientras que mi voz estaba a punto de emitir su primer timbre cuando, repentinamente, vi a Valentine abalanzarse sobre mí y abrazarme con fuerza. Aunque aquel gesto me sorprendiera, lo hizo gratamente, sonsacándome una sonrisa y haciéndome devolvérselo con más delicadeza, apartándola ligeramente tras colocar mi mano en su cintura y soltar una pequeña queja. Me había espachurrado tan fuerte que podía notar el dolor de espalda que me había causado la caída tan estúpida del árbol donde había cazado al sinsajo. Me alegré de que mis magulladuras de zarzas y cardenales fueran en brazos y espinillas, pues aquello podía ocultarlo al igual que mi dolor, que era más bien superficial en comparación al de mi dorso.

¡Auch! Sí, de nada, pero no me aprietes —reí entre dientes, omitiendo el detalle de que físicamente me sentía como si no hubiera parado de hacer senderismo durante dos o tres semanas. Entonces Valentine, excitada más de lo que yo creía estar, me cogió la mano y depositó algo en ella.

¿Era un regalo? ¡No se tenía que haber molestado! Con un gesto divertido y una de mis cejas arqueadas, la miré expectante, palpando el misterioso objeto con mi sentido del tacto para adivinar qué era. Fue fácil, pero quise esperar a verificarlo con mis propios ojos. El colgante que Valentine me obsequió resultó ser precioso. No era capitolino, ni demasiado extravagante, sencillamente tenía una forma sencilla pero perfecta, un valor que sólo el propio dueño podría apreciar no sólo por tener ojos de buen crítico, sino por su coste personal. Mostré mi dentadura en una sincera sonrisa, mirándola sin saber muy bien cómo actuar. No acostumbraba a recibir ningún presente, así que mi cara no fue en absoluto falsa cuando le supliqué que me lo pusiera.

¡Valentine, no tenías por qué! ¡Gracias, es genial! —dije, pero sin embargo no queriendo rechazarlo, lo cual habría sido más propio en mí. Ya estaba dándole la espalda, tendiéndoselo para que me rodeara con él el cuello y me lo atara.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 1:33 am

Soltó un upps cuando Vera se quejó pero no se dio cuenta de que lo había hecho porque se había hecho daño el día anterior, y menos que había sido por cazar el sinsajo que le había regalado. Dejó de pensar en ello en cuanto le dio el regalo puesto que se la quedó mirando para ver su reacción. Hacía tiempo que no hacía ni recibía ningún regalo y por ello le hacía especial ilusión. No solo el haber recibido un precioso regalo sino el hecho de estar regalando aquello a la rubia.

Valentine río suavemente por la expresión de Vera y vio como lo palpaba, no era difícil adivinar de que se trataba con ello pero obviamente los detalles y el verlo con tus propios ojos seguía siendo mejor que palparlo. Con solo ver la expresión de Vera al ver el objeto Valentine ya se daba por pagada. Le arrancó una sonrisa casi tan grande como la de la rubia la cual sonrió mostrando su dentadura. Cuando le suplicó que se lo pusiera la pelirroja aceptó encantada y antes de que pudiera pedirle que se lo diera y se girara para poder ponérselo ya lo había hecho. Era rápida.

-De nada y no digas tonterías. Solo por ver que te ha gustado y verte feliz ya ha valido la pena-respondió ella cogiendo el colgante que Vera le tendía y tras apartarle con suavidad el pelo rodeó el cuello de Vera con el colgante y se lo ató no sin antes pelear un poco con el cierre. Los cierres del Capitolio eran un tanto extraños y no estaba acostumbrada, ni mucho menos, a manipular uno de ellos. Eran muy pequeños y anda que no costaba mantenerlos abiertos como para poder pasar el colgante y que quedará por tanto bien atado. Estaba más acostumbrada a atar colgantes con un pequeño nudo o así. Aunque luego costara de quitar.

Cuando Vera se giró de nuevo la miró y sonrió pensando en la cena. Era mejor que fueran cuanto antes para que la comida no se enfriara ya que por mucho que lo hubiera dejado de un modo en que sabía que iba a conservarse bien el calor siempre estaba más rico recién cocinado-¿Lista para una cena?-preguntó, había cocinado lo que había quedado del ciervo y lo había acompañado con un poco de buey todo preparado con distintos condimentos del Capitolio que le daban a todo un sabor especial.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 3:45 am

Me había ilusionado tanto con su regalo, que mientras estuvo maniobrando para atarme la cuerda del colgante, que parecía ser de una especie de cordón de ante, contemplé cómo mi pecho se elevaba y descendía con puro nerviosismo, fruto de la excitación del momento. Me lo volví a tocar, cogiéndolo con delicadeza entre mis dedos una vez hubo encadenado los cierres del collar, admirándolo orgullosa y sabiendo que nunca me lo iría a quitar ni correría el riesgo de que lo perdiera o se rompiera. En los distritos la palabra herencia no existía, pero, si algún día tenía hijos, cosa que dudaba mucho, no dudaría en pasarles aquella gargantilla para que me inmortalizaran en sus recuerdos con más exactitud. Desconocía su valor en efectivo, pero no me importó pues supe darle uno aún más valioso, el de la fe hacia Valentine.

Me giré, contemplándola contenta, juntando ambas de mis manos y entrelazando mis dedos para contener fogosidad. Esperaba que el sinsajo estuviera a la altura, porque en comparación, a mí no me lo pareció, lo cual me hizo sentirme un tanto inferior a su precioso colgante.

Ofreció emprendar el camino hacia su casa, donde daría lugar el tan esperado plan que habíamos preparado el día anterior. Una cena con carne de ciervo cocinada a la máxima delicatessen Goodwin mas alguna sorpresa del Capitolio, lo cual era prescindible y en parte me hacía sentir parcialmente tacaña, pues sólo había puesto para la comida de aquella noche mi habilidad en la cacería... ¡y ni siquiera eso, habiendo sido ella quien había dado caza al pobre cervatillo! Asentí con la cabeza, sumamente seducida por la idea de compartir mesa con ella, sin tener en cuenta dónde me metía realmente... en una casa completamente distinta, en una realidad prácticamente diferente.

Claro, soy la huésped, hoy te pertenezco y obedezco —bromeé, haciendo una evidente burla que consistía en una sutil agachadilla como reverencia, imitando a las mujeres del Capitolio que aspiraban a ser todas unas "señoritas."
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 4:24 am

Le seguía pareciendo que el colgante no igualaba a el pájaro puesto que el colgante era algo que había comprado sin más cual señorita rica y en cambio suponía que aquel pájaro lo había cazado y lo que importaba no era el dinero que te gastarás en un regalo sino como bien decía su madre importaba más la intención y muchas veces también el esfuerzo que suponía obtenerlo. Si algo había aprendido de sus padres era a no ser muy materialista y a por ende valorar más otras cosas. Su estomago se quejó pidiendo comida cuando pensó en lo que ella misma, al menos buena parte de ello, había preparado. Tenía muy buena pinta y ya en ese mismo momento había deseado probarlo. Aunque quizás la carne hubiera quedado un poco dura. No mucho como para dificultar el comerla pero si un poco. Se podía apreciar.

Soltó una carcajada con lo que dijo y con aquella imitación de reverencia, muy de señorita rica del Capitolio-¿Huésped? Sí, supongo que vale pero yo prefiero el termino esclava voluntaria. Suena mucho mejor-bromeó meciéndose primero la barbilla en una actitud falsamente pensativa y luego diciendo lo otro como si la estuviera riñendo por usar el termino real y ella estuviera diciendo un eufemismo "correcto. Fuera como fuera podían ir ya tirando puesto que al menos ella tenía hambre, y esperaba que Vera también, y la comida aparecía en sus pensamientos reclamándole el que la tuviera allí sola y sin ser comida. Al pensar cosas como esa se alegraba de que los pensamientos fueran privados.

Miró a Vera y le dijo un vamos antes de empezar a andar para alejarse de la escuela en dirección a su casa. Estaba un poco lejos, al menos más que la casa de Vera o su antigua casa pero tampoco estaba muy lejos. Esa era su opinión. Aparte había algo en la Aldea de los Vencedores que le gustaba y era que había mucha paz y tranquilidad. Poco ruido. Aunque por contra eso indicaba que había poca vida en ese sitio. Podía resultar un poco deprimente.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 5:57 am

Entrecerré los ojos ante su evidente broma, pues por mucha burla que hiciera y trato merecido le diera a todo un personaje del Capitolio, mi papel no dejaba de ser el de un personaje, y mi verdadera identidad la de un actor. Fingí perfeccionar las puntas de un inexistente bigote, alzar mucho la barbilla, y tensarme tanto como el nuestro indeseable señor presidente de Panem.

Como invitada te respeto, mas he de aclarar que los esclavos considerados siervos por voluntad propia son débiles, y yo débil no soy —aguardé hasta que la broma pasara ya a un pasado más bien reciente. Apenas habían pasado unos segundos cuando ya se tornó más que acabada, como la acción de bromear que se vio interrumpida por mi repentina carcajada.

Entonces me vi interrumpida por la premura de Valentine, que me animó a iniciar el camino a su casa. Asentí con la cabeza, aún toqueteando impacientemente mi nueva insignia y posicionándome a su lado, pues desconocía el camino hacia su nueva vecindad. Con las manos recientemente llevadas a mi espalda, la contemplé, intentando evitar pensar en cosas demasiado apetitosas y hacer oídos sordos a unos quejidos estomacales que con sus bocas bien abiertas me pedían a gritos injerir un elefante, tal vez dos.

¿Cómo ha ido el día? —pregunté, iniciando al menos una breve conversación para un camino que, aparentemente, debía de ser breve.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 6:58 am

Le resultó gracioso el modo en que respondió Vera y una carcajada de ella fue lo que marcó el final de esa broma. Bueno, quizás fue más por el hecho de que Valentine insistiera en ir ya tirando hacía su casa pero la culpa era del hambre. Ella no tenía la culpa, no, claro que no. La pelirroja era la guía en esa expedición hacía la aldea de los Vencedores y hacía aquella casa enorme que la rubia ya había visto por fuera esa misma mañana. Eso le recordó al pájaro y sonrió manteniendo el silencio. No le parecía incómodo, al menos no por el momento.

Valentine iba caminando por pura inercia y porque como se sabía el camino no tenía que pensar mucho en ello, sin embargo no por ello no prestaba atención como para no evitar chocar con objetos o personas que pudiera haber en su camino. Miró al cielo el cual estaba ya oscuro y luego a Vera escuchando en ese momento su pregunta-He hecho mucho nada y un poco de algo. Bueno, he comprado la comida y el colgante y bueno, mucho antes de eso por la mañana cierto pajarito en una jaula me ha alegrado el día-explicó en una clara referencia al sinsajo de Vera. Y más que alegrarle el día aparte de eso había hecho que se emocionara pero prefirió guardarse para ella el hecho de que casi lloró.

-¿Y el tuyo?-preguntó intentando apartar todo lo referente con su hermana puesto que aunque le gustara pensar en ella la dejaba siempre un poco triste, un poco tocada. Era un tanto agridulce. Se centró en la respuesta que fuera a darle Vera mientras seguían andando. Estaban ya cerca de la entrada a la Aldea.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 8:04 am

Aunque hubiera aparecido por la Aldea de los Vencedores aquella mañana, vagamente recordaba el camino a dicho lugar, tal vez sería por el hecho de haber madrugado de forma exagerada o haber andado dando vueltas y vuelto por otro camino menos habitual. El caso es que por donde Valentine me llevó no habría sabido llegar, pues por donde estábamos poniendo los pies sólo habría imaginado que había más pobreza, hambruna y bosque a la vuelta de la esquina. Su vecindario no parecía ser parte de mi mundo, parte de mi querido distrito, parte de Panem... teniendo en cuenta que Panem para mí consistía en la unión de los trece distritos, excluyendo al Capitolio y dándoles su merecido escarmiento legal a los inquisidores y fieles siervos de la derecha.

Valentine me explicó su día, dándome más razones para llegar a su impresionante casa, la cual, por cierto, por fuera era tan gloriosa como seguramente lo sería por dentro. ¡Casi ni sabía si estaba en pleno Capitolio o no! Decidí no contestarle a su clara indirecta del sinsajo, más que nada porque me daba vergüenza. Me limité a rascarme la mejilla con un dedo, o en su defecto con su correspondiente uña larga, mostrando cierto disimulo.

El mío bastante largo. He madrugado, me he recorrido medio distrito para darle un pajarito a una linda gatita —bromeé, mirándola de reojo con media sonrisa— y he metido horas extra para recompensar pasadas y futuras horas perdidas y así ahorrar para mi próximo viaje en tren —puede que tuviera que haber acabado mi explicación en "horas perdidas", al menos me alivié no haber dicho más de lo que debería, pues aunque confiara en Valentine, no me gustaba abrirme demasiado respecto a mis planes.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 8:32 am

Quizás porque acababa de venir desde la parte normal del Distrito el camino a la aldea le parecía mucho más ostentoso y rico que antes. No se podía comparar con el Capitolio pero si se podía comparar con los distritos más ricos como bien podían ser los de los profesionales, uno, dos y cuatro. Y luego estaba la aldea en si con casas grandes y luminosas tanto por dentro y por fuera, más luminosas que sus habitantes en su más humilde opinión. Aunque en realidad de su distrito la mayoría que vivían allí eran ya hijos e incluso nietos de algún vencedor o vencedora de los Juegos. Había que tener en cuenta que normalmente no ganaba nadie de su distrito y de ninguno de los considerados pobres en realidad.

Sonrió ante lo que dijo y soltó un suave Miau a la mención de la gatita, siguiéndole la broma. Asintió suavemente a lo que dijo y enarcó ambas cejas ante lo del tren-¿Un viaje? ¿Puedo preguntar a donde irás? -preguntó con cautela y evitando hacer la pregunta directa puesto que tampoco había tanta confianza entre ellas como para preguntarle. No es que no confiara en Vera o así, pero ella misma tampoco se abría del todo. Había ciertas cosas, ciertos detalles y demás sobre los cuales como mucho escribía o ni eso. No era plan de ir contando sus pesadillas, puesto que sí, eran pesadillas pero que se ajustaban mucho a la realidad de algunos recuerdos que se habían distorsionado un poco con los años.

Desvió entonces la mirada hacía al frente y sonrió. Habían llegado ya a la Aldea. Entraron y parecía un lugar totalmente diferente. Pulcro y silencioso siempre había creído que estaba como sumido en una especie de tristeza quizás porque allí habían vivido o vivían gente atormentada por sus Juegos, en su mayoría. Su casa quedaba bastante al fondo y un tanto apartada en lugar de estar más en el centro. Por ello aún tuvieron que andar un poco antes de parar delante de la casa.

-Hemos llegado-anunció mirando primero a la rubia y luego su hogar mientras extendía los brazos ampliamente en un gesto teatral y exagerado.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Vie Abr 27, 2012 9:34 am

El camino se hizo más o menos largo, pero al mismo tiempo breve por tener la mente ocupada en nuestros pensamientos y curiosidades, como lo era la de Valentine respecto a lo que dije de viajar en tren. Intenté restarle cierta importancia, encogiéndome de hombros y colgándome de su brazo camino a su casa, como si le fuera a explicar o revelar el secreto de una sencilla ecuación de primero de secundaria.

Carraspeé, mirando fijamente al frente y centrándome en el paisaje que cada vez iba tornándose en uno más limpio, más cuidado y más claramente trabajado. Ahora comenzaba a reconocer la zona de aquella mañana, aunque todavía no la conociera lo suficiente como para poder andar por ahí sola a mis anchas y no perderme.

Al distrito dos —contesté con toda la naturalidad posible, como quien decía que iba al mercado un lunes por la mañana. No miré a Valentine para comprobarlo, pero a juzgar por el silencio, o bien habíamos llegado a casa o bien se había quedado impresionada. Su "hemos llegado" pudo casi confirmarme aquel pensamiento, a pesar de que no fuera del todo acertado.

Reconocí su casa fácilmente, así que en el fondo no me impresionó tanto como la primera vez, pero sin duda estaba convencida de que en vista a su interior, su decoración y alta tecnología, me dejaría sin habla. Me quedé mirando la casa desde fuera fijamente, envidiando en parte a Valentine aunque no odiándola como hacía con toda la clase alta. Sabía que en la vida de nueva rica que tendría sabría aprovechar el origen de todo y el esfuerzo que suponía ganarse la vida en los distritos. Así que la respetaba, porque sabía que personas como ella sí se merecían todo tipo de riquezas.

Creo que me va a dar un complejo de inferioridad cuando entre dentro. Y no porque ahora estés forrada, sino porque parece gigante.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Sáb Abr 28, 2012 4:27 am

Escuchó su respuesta mientras doblaban ya la esquina en una calle limpia y cuidada desde la que se podían apreciar las plantas de algunos jardines luminosos y coloridos. ¿Al distrito 2? No le cuadraba mucho pero cuando vio su casa anunció que habían llegado y el pensar en comida hizo que se desviara de tema y que su mente le restara importancia a lo del Distrito dos. Aparte de que ninguno de los gestos de Vera había animado su curiosidad, más bien al contrario. Casi podía decir que había intentando quitarle importancia al asunto.

Ante lo de sentirse pequeña en el interior de esa casa no pudo hacer más que sonreír. Se había acostumbrado a vivir en una casa tan grande como aquella pero igualmente siempre le daba esa sensación de ser pequeña por los muy altos techos y las grandes salas y habitaciones. Por la noche realmente parecía que pudiera aparecer algo de cualquier sitio y había mil y una sombras que podían asustar pero durante el día te sentías como una hormiguita allí dentro. Abrió la verja metálica la cual hizo el habitual ruido y pasaron por un pequeño camino hasta llegar a la puerta principal la cual abrió con la llave. Pasaron pues a la entrada la cual daba acceso al comedor y a otras salas aparte de que desde allí se viera la escalera que llevaba al piso de arriba. Encendió las luces y la sala se iluminó bastante.

-El techo es muy alto y hace que te sientas pequeña- contó mirando en esa dirección y luego se giró mirando en dirección a un bastante sencillo colgador de madera y se quitó la chaqueta que llevaba dejándola colgada allí-¿Me das tu chaqueta?-preguntó con la intención de colgarla en el colgador como había hecho con la suya. El motivo de aquel techo tan alto era que su anterior casa siendo muy parecidas a las demás casas del distrito tenía un techo muy bajo teniendo en cuenta que en su familia todos son altos. Su padre y su madre tenían que agacharse en determinados puntos de la casa, más su padre que su madre, y ella habría llegado a ese punto si viviera en la actualidad allí. Por ello había querido tener un techo tan alto que ni pudiera alcanzar. Para romper con aquello.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Dom Abr 29, 2012 12:50 am

Cuando llegamos a su casa y las previas conversaciones se dieron por concluidas al menos temporalmente, entré tras Valentine al interior de su parcela y también de su casa, siguiéndola con tímidos pasos por esa sensación de no saber cómo actuar al desconocer las normas de un hogar que no era el tuyo. La valla hizo un sonido metálico a causa de su material y emitió un más fuerte pero no demasiado brusco sonido al cerrarse de un golpecito. El camino a la entrada, habiéndolo conocido aquella mañana, se me antojó algo ya visto, algo ya conocido, pero el íntimo y personal lugar que suponía su casa me dejó boquiabierta.

Valentine metió la llave en la cerradura, abriendo una puerta con mil sistemas de seguridad en comparación a las chabolas del distrito, que difícilmente tenían un pestillo que funcionara en condiciones y una portón cuyo material fuera mínimamente resistente. Entramos al recibidor y entonces ella encendió las luces, un gasto innecesario dado que por los amplios ventanales ya entraba suficiente luz a pesar de que estuviera anocheciendo, y todas las paredes se tornaron blancas como el cielo no sólo por la intensidad de sus bombillas, sino por el color pastel claro del papel. No sabía cuántos metros cuadrados tendría aquella casa, pero podría decir dos cosas: una, que por fuera parecía más pequeña (y eso que por fuera ya parecía gigante) y dos, que mi casa sería algo así como el trastero de la suya.

La miré un tanto embobada cuando me pidió mi chaqueta. Había tantas comparaciones que me inspiró aquello al recordar mi ropa sucia... era algo así como la mancha negra de la palma de la mano de un pirata, la oveja de lana azabache que estropeaba un bello paisaje de corderos níveos. Aquella casa era todo lo moderna y de diseño que la mía no lo sería nunca. La envidiaba, sí, pero aquello no permití que me amargara. Al fin y al cabo éste era el premio de Valentine por ver morir a veintitrés personas en la arena, sin contar la desdichada muerte de su hermana gemela. ¿Realmente merecía la pena?

¿Hum? Ah, sí. Gracias. —djie, bajando de mi nube de embelesamiento y dándole mi americana.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Dom Abr 29, 2012 2:39 am

La notó embelesada y distraída mirando su casa y sintió una punzada de culpabilidad. Se sentía culpable en por tener tanto cuando los demás tenían tan poco. Y en realidad tampoco tendría problemas en renunciar a todo aquello si con ello pudiera borrar todo lo referido con sus Juegos. Pero como sabía que era imposible intentaba centrarse en lo bueno y eso era todo lo material y el dinero que había obtenido por esos Juegos. Y seguía teniendo a sus padres. Cuando Vera reaccionó cogió la americana que le dio y la colgó con cuidado al lado de su propia chaqueta.

Se recogió el cabello en una coleta con un coletero que llevaba en una de las muñecas y se sintió más como en casa y más cómoda-¿Tienes hambre?-preguntó a Vera y en ese mismo momento ambos estómagos se quejaron de la falta de comida respondiendo tanto a la pregunta que Valentine había hecho a Vera como la posible pregunta de vuelta que esta hubiera podido formular. Ambas tenían hambre. Sonrió algo avergonzada por el ruido de su estómago y luego cogió la mano de Vera tirando suavemente de ella hacía el comedor.

El comedor era una sala amplia en la cual destacaba la mesa ya parada con lo necesario para comer y con los distintos platos de comida tapados para que no perdieran el calor mientras ella había estado fuera-Siéntate donde quieras-ofreció, había optado por colocar los platos y cubiertos en el centro de la mesa de modo que quedaran sentadas una delante de la otra en lugar de comer una en cada punta de la larga mesa. Prefería la opción elegida puesto que era menos fría. Esperó a que Vera eligiera asiento antes de sentarse en el puesto opuesto.

La luz que entraba por las ventanas, más grandes que las del propio recibidor iluminaban lo suficiente la sala como para que aún pudieran ver perfectamente y lograba crear sombras en las zonas a las que la luz no llegaba. Aún así las tapas metálicas que cubrían las dos bandejas con comida relucían gracias a esa luz-¿Lista para ver que he cocinado?-preguntó destapando ambas bandejas y dejando al descubierto toda la comida aún caliente como si estuviera recién cocinada.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Lun Abr 30, 2012 2:09 am

Valentine se acomodó dado que aquel era su hogar, gesto que no me molestó sino que me hizo sentir más como en mi propia casa, aunque no lo fuera y por ello no me tomaría los mismos conforts. Si el recibidor ya me dejó atónita, estaba claro que mi reacción iría en aumento conforme me enseñaría el resto de la casa. Pero una deliciosa comida nos esperaba, así que no había tiempo de visitas guiadas. ¡Tal vez luego! Tal vez después de cenar y tener el buche lleno podríamos llegar a hablar y abrirnos más de lo normal. Contarnos nuestras intimidades y secretos. Aunque eso lo veía tal vez más un poco más lejano.

Asentí con la cabeza ante su pregunta. Lo cierto es que me había dejado el estómago prácticamente vacío aquel día para no hacer feos de dejar nada en el plato y para disfrutar aún más de la cena. Nunca había sabido lo que era sentirse completamente llena, pero no quise correr riesgos y tener que dejar aquella noche la vajilla sucia de sobras. Lo haría hasta reventar por educación y por así experimentar aquella sensación y ya de paso levantarme la próxima mañana sin que me rujiera la tripa. En vista a toda la cacharrería que había en el comedor, sin embargo, seguramente no podría evitarlo.

Me ofreció sentarme donde quisiera, así que me senté frente a uno de los platos de la vajilla de plata que tenía, en una de las caras más largas de aquella mesa rectangular tan kilométrica. Todo era increíble. ¿Así se suponía que era una casa del Capitolio por dentro? No quería imaginarme las calles por fuera. Aunque, en vista al espectáculo que se montaba en Los Juegos del Hambre, una idea podía hacerme.

Seguro que me sorprendes —dije, contestando ante su segunda interrogación y pudiéndolo corroborar lo dicho nada más destapó las bandejas que cubrían lo que aquella noche nos llevaríamos a la boca. Parpadeé un par de veces con rapidez e incluso me eché hacia atrás ligeramente de la impresión del plato. La carne parecía estar más apetitosa que nunca. Para una persona que jamás habría probado el ciervo o la carne de buey (aquello último yo no lo había comido nunca), era inevitable decir lo delicioso que estaba sin aún haberlo probado. En aquel momento, comía con los ojos—. ¡Vaya!
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Lun Abr 30, 2012 7:55 am

Sonrió ante sus palabras y destapó ya ambas bandejas metálicas dejando las tapas a un lado de modo que no estorbaran a ninguna de las dos ni dificultaran el servir la comida dispuesta en las bandejas. Admitía que la presentación estaba cuidada, se había asegurado de ello basándose en el recuerdo que tenía de unos platos que había visto una de las veces que había comido en el Capitolio, tampoco es que fuera mucho por allí. Ni allí ni a ningún suelto no salía tanto desde la Gira de Vencedora y de eso hacía ya 4 años y un poco más. Nunca había sido la persona más social del mundo pero en los últimos años había ido encerrándose cada vez más en si misma y también de un modo literal.

La reacción de Vera fue todo un halago e hizo que sonriera con nostalgia. Seguro que ella había reaccionado así en la época en la que para ella todo aquello era una maravilla y una novedad. Que rápidamente se acostumbraba una a la buena vida y que difícil era luego olvidarse de lo más bueno si llegabas a probarlo. Igualmente pero al tener el hambre que tenía lo veía más apetitoso que normalmente y a decir verdad realmente era más apetitoso que lo que solía comer. Se había esmerado más en ello y se notaba

-Sírvete tu misma lo que quieras. Como si estuvieras en tú casa. No te cortes-la alentó a que se sirviera todo la comida que quisiera y en la cantidad que quisiera, sin formalidades ni nada. No quería que comiese poco por no parecer una muerta de hambre o una glotona ni que comiera de más por no dejar nada. Quería que comiese solo aquello que deseara comer. Vio entonces que se había dejado la bebida en la cocina y se levantó-Voy a por la bebida. Ahora vuelvo-dijo antes de alejarse hasta estar en la cocina de donde sacó la botella de aquella especie de vino con algo más de la nevera. Volvió botella en mano y la dejó en la mesa para luego sentarse.

Abrió la botella y miró a Vera-¿Vino Capitoliano?-preguntó para saber si quería beber eso o no y esperó a su respuesta con la botella en la mano. Si prefería agua o así iría a por ella pero ese vino era realmente un mejor acompañamiento para la deliciosa carne que comerían y ambas tenían edad como para poder beber un poco tranquilamente.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Lun Abr 30, 2012 8:29 am

Me tranquilizó bastante la naturalidad con la que se tomó Valentine tanto mi reacción como el tamaño de mi estómago. Estaba segura de que se habría imaginado que seguía comiendo como un pajarito, como lo hacía desde la escuela. Eso se debía a la poca comida que me llevaba a la boca, como casi todo el mundo de mi distrito. Para mí, comer hasta rebentar era algo así como comer lo que una persona en condiciones normales se metería en la boca. Es decir, lo que entraba en un plato mediano y ya está. Pero difícilmente los alimentos en lugares tan pobres llegaban hasta a llenar uno pequeño.

Asentí con la cabeza sin decir nada más, un tanto incómoda de tener que hacer yo mis propios honores. No quería que ella me tratara como una cliente de un restaurante o adoptara el papel de una sirvienta, pero, como jamás había estado en casa de nadie más ni cenando, ni durmiendo, ni nada por el estilo, no sabía muy bien qué tipo de protocolo social había que seguir. Por supuesto, el que ella me permitiera actuar con libertad era algo positivo, pero no dejó de hacerme sentir en un aprieto; no podía pensar en el compromiso que suponía el comer mucho, o comer menos, por eso empecé por servirme una ración normal mientras ella se retiraba a coger algo de beber. Supuse que iría a coger agua del grifo. Ella contaba con la ventaja de no tener que coger bidones de agua potable en las fuentes del distrito, así que enseguida volvería con algún recipiente de agua fresca en mano.

En su lugar, Valentine apareció con una botella de vidrio llena de vino. Había oído hablar de aquella bebida. No era una persona cuartomundista, pero sí del tercer mundo, por así decirlo, así que difícilmente había visto en mi vida probabilidad alguna de probar semejante jugo. Sabía por anécdotas de mis padres que una vez, siendo jóvenes, habían conseguido probarlo después de robárselo a una vecina que odiaban. Por supuesto, la paradoja de su historia nos enseñó que robar estaba mal, y que por ello podríamos arriesgarnos a unos buenos azotes de no sólo algún cascarrabias de tu mismo distrito, sino de los mismos Agentes de la Paz.

La contemplé tras dejar los exageradamente pulcros y brillantes cubiertos sobre el plato, que los había utilizado para servirme la carne. Nunca había probado el vino, así que me encogí de hombros y murmuré un "por qué no" mientras contemplaba cómo me servía un poco en una copa, otro artilugio vajillero del que carecía en casa. Fui a acercar mis labios al cristal, pero enseguida hice un amago de odiarlo y lo volví a dejar en la mesa. Tuve que haber puesto una cara muy graciosa para que me riera hasta de mí misma, pero fue inevitable.

¡Agh! Tendrá una pinta muy apetecible, pero no quiero pensar en el sabor cuando su olor apesta. ¿En serio a la gente le gusta esto?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Lun Abr 30, 2012 9:03 am

Ante su respuesta le sirvió un poco de vino. No mucho porque no sabía si iba a gustarle. Había a quien le gustaba desde un principio pero para la mayoría era como con las otras bebidas alcohólicas o el tabaco, primero no te sabían bien y luego te acostumbrabas a ello y en el caso de las bebidas llegaba a gustarte su sabor. Río al ver la mueca que ponía con solo oler el vino y la escuchó hablar mientras llenaba su copa con aquel líquido. Ella a día de hoy lo apreciaba aunque no solía beber mucho.

-Es como con las otras bebidas alcohólicas. Primero resulta desagradable pero luego aprendes a apreciar su sabor y las sensaciones que estas te provocan. O quizás debería decir que te acostumbras a ello-dijo con una sonrisa respondiendo a su pregunta y luego se levantó nuevamente, esta vez para ir a por agua. Vera ya se había servido la comida y ella no pero ya lo haría cuando hubiera vuelto de ir a buscar un poco de agua del grifo. Antes de ir a la cocina cogió la copa de Vera, llena de un poco de vino.

Volvió pues a la cocina y buscó en uno de los armarios hasta dar con una jarra y con ella en la mano cerró el armario y abrió el grifo haciendo que de este empezara a salir agua tibia. Previamente había dejado la copa la cual había vaciado al beberse el vino que contenía. La seguía maravillando la facilidad con la que ahora podía obtener ese líquido tan necesario como era el agua y la facilidad con la que podía regular la temperatura de esta. Se concentró en llenar la jarra de agua puesto que Vera la estaba esperando y se dio cuenta en ese momento de que ni siquiera había dicho que iba a por agua. Menuda cabeza la suya.

Volvió a la mesa y dejó la jarra en la mesa sentándose luego. Levantó entonces la jarra y lleno una copa nueva que había traído y que había colocado frente a Vera de agua y luego le guiñó el ojo y dejó la jarra para servirse ahora así la comida. Llenó el plato de ambas tipos de carne y los distintos acompañamientos y esperó a que su invitada empezara a comer para hacer lo mismo ella. Era una costumbre suya eso de esperar a que el invitado empezara a comer puesto que era algo que había aprendido a lo largo de los años. Aún así hacía mucho que no tenía que aplicarlo.

Cuando vio como Vera probaba la comida la observó unos segundos antes de probar ella el primer bocado pensando que la carne aunque estaba un poco dura seguía estando muy buena-¿Qué te parece?-preguntó cuando tragó el primer bocado de carne de buey complaciendo un poco a su estómago, aunque este siguiera pidiendo más comida, como era obvio.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Mar Mayo 01, 2012 8:43 am

La explicación de Valentine no me convenció del todo. Por esa regla de tres, podría encontrársele cualquier cosa positiva a lo más negro de la vida. ¿Podía ser desagradable algo tan doloroso como, por ejemplo, autolesionarse? ¿Podía encontrársele algún tipo de significado y placer oculto después de aquel segundo intento? El alcohol no dejaba de ser una droga, decían. Entonces nada diferenciaba mi comparación de los licores. Ambas cosas te mataban lentamente, aunque en su más profundo ser se podía encontrar algún tipo de aspecto bueno, algún tipo de factor trampa, como lo era el supuesto sabor del vino.

Me sentí algo ridícula al haber sido aquélla la primera vez en la que había probado algo tan sencillo y accesible como el alcohol, pero me sentí orgullosa. Pues aunque hubiera oído que había todo tipo de bebidas alcohólicas con distintos sabores (más dulces, más amargos), no dejaba de ser algo que me llevaría con aún más facilidad a la perdición, junto al hambre y la soledad.

Pero no le discutí. Tal vez era una exagerada y realmente algún día admiraba el sabor del vino, y lo tomaba de un modo tan moderado que no me convirtiera en una borracha hasta el punto de rozar la enfermedad. Sin decir nada más, Valentine se levantó y me retiró la copa llena del tinto. Supuse que iría a rellenármela de agua, así que se lo agradecí aunque fuera mentalmente, para luego comunicárselo en un susurro cuando trajo la jarra llena de agua fresca y potable.

Me miró fijamente de un modo un tanto desconfortante, como si estuviera esperando a que diera el visto bueno para empezar a comer. Yo. En su propia casa. Aquello me hizo sonreír, sin embargo, lo acepté. Así que segundos después de adivinar la razón de su espera, pinché con el reluciente tenedor un cacho de buey, que era la carne que jamás había probado, y me la llevé a la boca. Desconocía si se trataba de la calidad del animal, del aceite o las especias, pero su sabor me llevó a una especie de trance de éxtasis. Era una exagerada, pero la sensación que me produjo la explosión de sabores en la boca fue indescriptible.

La miré en silencio, impresionada por sus dotes culinarias para luego volver a dejar, educadamente (que fuera de un distrito pobre no suponía que no tuviera modales), los cubiertos sobre el plato. De pronto mi interés por sacar una nueva conversación pasó a un segundo plano cuando me vi en la necesidad de halagarla.

Vaya, Valentine. Está genial. Nunca había probado algo similar.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Mar Mayo 01, 2012 9:03 am

Seguía disfrutando muchísimo comiendo cosas como aquella pero normalmente no encontraba motivación para cocinar gran cosa y menos para ir a comprar al Capitolio, en donde casi se le lanzaban encima por ser una vencedora de los Juegos. Por ello estaba tan contenta de poder cenar con Vera, porque aunque no se lo hubiera dicho, aunque bien podía ser algo evidente, le aportaba vitalidad y ganas de hacer cosas. Le gustaba tener compañía. Mucho. Más de lo que pensaba.

Sonrió al halago aunque no le gustaran los halagos. No había un motivo concreto porque era de esas pocas que venían incluso de antes de los Juegos, aunque estos hubieran forjado la mayoría de sus manías y temores, no sabía porque pero nunca le habían gustado mucho los halagos. Nunca sabía que decir y se sentía tonta-Gracias, el merito es de la carne. En el diez hacen un buen trabajo -respondió sonriendo tímidamente y algo sonrojada sin mirarla directamente y disimulando bebiendo un trago de su copa de vino. Tras esos primeros momentos la miró y luego probó esta vez la carne del ciervo. Estaba también muy buena.

-Prueba el ciervo. Está muy rico, realmente me alegro de que lográramos cazarlo ayer. Confieso que lo probe antes mientras estaba cocinando-comentó sonriente en una especie de confesión, en gran parte para llenar el silencio que se estaba formando y en otra parte porque realmente quería que probara el ciervo, aunque luego siguiera comiendo todo el buey que se hubiera servido. Siguió comiendo ella misma con más ganas que las habituales las cuales solían ser escasas. Maldecía el haber perdido las ganas incluso de comer teniendo a su alcance los más ricos manjares. Pero en realidad se sentía mal sabiendo que ella podía comer todo lo que quisiera y muchos otros no. Por eso muchas cosas del Capitolio le parecían una especie de broma cruel para aquellos que no tenían nada o que tenían bien poco.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Mar Mayo 01, 2012 10:19 am

Contemplé cómo Valentine se ruborizaba ligeramente sin mostrar realmente el rojo en sus mejillas. Contuvo una pequeña sonrisa como ella, al verla aceptar su halago y agradecérselo. Había ciertas cosas que no habían que agradecer, sin embargo, como todo aquello que era evidente y ya no merecía ni discutirlo por medio de un inesperado "gracias."

Puede que Valentine no lo supiera, pero le había salido una cena exquisita. Fuera o no devota a la cocina, si encontrara algún tipo de salida laboral en ese ámbito no me sorprendería. Aunque... ¿quién tan asquerosamente rico querría realmente volver a tener una vida laboriosa? No había que perder ciertas costumbres ni valores, pero, sinceramente, si yo ahora ganara una millonada, le daría una patada bien fuerte a la carpintería.

No te quites merecimiento. Es inevitable que la carne esté tan buena como la mía —bromeé, alzando un par de veces las cejas y mostrándole una sugerente sonrisa entre tanta guasa. Me llevé otro trozo de la pieza troceada a la boca, disfrutando verdaderamente de aquella cena y seguramente sintiéndome triste por ello. Cuando algo te gustaba tanto, desde un plato hasta una preciosa velada en el bosque, cuando terminaba siempre quedaría esa sensación de vacío. ¿Y entonces qué?

La sorpresa por probar el ciervo fue menor una vez haber probado el buey, pero fue igual de satisfactoria. Aunque comiera relativamente poco, ahora sí que tenía claro que dejaría la bandeja tan limpia como la patena, como aquella vez cuando probé polvorones de coco y mantecado de limón.

Está genial, Valentine. —le dije, sinceramente— Pero, haciendo a un lado lo obvio, ¿por qué no me cuentas qué has hecho... por ejemplo, hoy? O últimamente. O desde que saliste de los Juegos. Has estado tan desaparecida de mi radar, que algo habrás tenido que hacer, ¿verdad?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Mar Mayo 01, 2012 10:46 am

Sonrió ante la broma de Vera y no añadió nada más. Se limitó a eso a sonreír y luego volvió a probar bocado mientras veía como la rubia probaba el ciervo. No se podía comparar con el buey y estaba segura que de ciervo si había comido ya más de una vez a diferencia de con el buey pero igualmente la carne de su presa estaba remarcablemente buena. Atacó entonces un poco la guarnición e hizo bajar un poco lo que estaba comiendo con un sorbo de vino. Para su suerte el vino no se le subía a la cabeza. No habiendo bebido menos de una copa al menos.

Cada una de las palabras de Vera relacionadas con lo de después de los Juegos parecen un recordatorio de lo que ella misma ha pensado. Ha perdido tiempo. Ha perdido unos años de su vida. Irrecuperables, de hecho en gran parte sigue malgastando aquella vida que ella tiene y otros no. Miró a Vera y negó con la cabeza. Dejó los cubiertos en el plato y tragó saliva antes de hablar-Tardé varios meses en recuperar la cordura. O lo que se supone que soy ahora. Tras la gira empezó la construcción de la casa y pasé tiempo diseñando y diciendo lo que quería y lo que no. Después de eso acabé de encerrarme del todo conmigo misma. He estado desaparecida de todos y todo-relató y acabó por estar jugando con la comida con el tenedor en un intento de mantener las manos ocupadas.

-He perdido mucho y he recuperado poco. La razón es que hasta que no me perdone a mi misma no podré seguir adelante y no puedo. Y no puedo superarlo. Sencillamente no puedo superar algo que sigue persiguiéndome como el primer día-sus palabras son las de una persona atormentada por sus propias vivencias y recuerdos. Alguien que no ha superado nada y que lo ha ido intentando enterrar a costa de perderse a si misma. No sabe ni porque dice todo eso. En realidad es como pensar en voz alta pero con más coherencia. ¿Se lo cuenta realmente a Vera o a si misma?

Tiene un diario lleno de páginas escritas pero todos reflejan eso que acaba de decir ahora. Eso que por primera vez realmente admite. Eso que esta asociado con todo aquello sobre lo que no para de pensar y con lo que siempre sueña. Vive en el pasado y vive de pesadillas y de algún que otro ocasional sueño bueno. Poco más. Los ratos que vive realmente en el presente duran poco pero son los más felices.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Mar Mayo 01, 2012 11:21 am

Enseguida supe que tuve que haber omitido la última parte de la pregunta. Me sentí tremendamente culpable, una vez más, por tener que soportar el lamentable rostro de Valentine, que reflejaba la brutalidad y el terror de la arena. Esperaba que jamás tuviera que vivir nada parecido. Esperaba que mi nombre no saliera en mi última cosecha. Si no lo hacía, me dedicaría en pleno a ayudarla. A darle más detalles como el del sinsajo y a cazar diariamente como lo hacía mi padre conmigo. Si era seleccionada como tributo... intentaría no dejarme vencer tan fácilmente por la idea de ser inútil y no tener nada, por la idea de que muerta serviría de lo mismo que viva. Haría justicia a todos los caídos y todos los ganadores con aún un trauma muy presente en su vida.

Comenzó a juguetear con la comida, y, en cierto modo, yo también. No pude evitarlo, sencillamente habría sido muy desconsiderado y extraño seguir comiendo con naturalidad ante semejantes palabras. Aunque éstas reflejaran su corazón roto, también traían a la cabeza todo el dolor desgarrador y toda la sangre derramada de los juegos. Coloqué instintivamente mi mano sobre la suya, en un intento de reconfortarla mientras acariciaba su torso con la yema de mi dedo gordo. No diría que la comprendía, pero sí compartía su malestar, porque era inevitable sentirlo a su lado. Intenté reconfortarla, sonriendo ligeramente.

Repasé su explicación punto por punto mentalmente, completamente olvidando, como me pasaba cada año, que el ganador se veía además sometido a una gira por todos los distritos, como si no tuvieran suficiente con tener que acudir a terapias psicológicas o apartarse de la sociedad para purificar su sentido de la culpabilidad. Era odioso, al igual que lo era el hecho de que Valentine tuviera que cargar con el peso de unas muertes que se vio obligada a quitar no porque la divirtiera como a muchas mentes perturbadas y enfermizas, sino porque ella quería, efectivamente, vivir. Como todos.

Pues algún día deberás hacerlo. Porque si no la que te persiga seré yo. Sé que soñar conmigo es algo aparentemente tentador y orgásmico —bromeé nuevamente, cargando la conversación de una fingida autoadmiración que en realidad no compartía—, pero no si esa quimera se convierte en una pesadilla donde no dudaré en acosarte hasta que te liberes de ese hándicap. Puedo ser tan aterrador como un fantasma de Navidad, pero sin poderes sobrenaturales. Es evidente que el mundo habría sido un lugar peor si no hubieras existido.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Mar Mayo 01, 2012 10:06 pm

Al escuchar sus palabras intentó sonreír mientras seguía notando la mano de Vera en la suya. No le salió una sonrisa muy natural pero logró forzar un poco una sonrisa ladeada, casi una mueca más bien. Aún así había enarcado una ceja ante su última frase mirándola con cara de no puedes decirlo en serio. Fijó sus mirada en lade Vera y se hizo una promesa a si misma. Intentaría seguir adelante. Intentaría recuperar una vida más o menos normal. Deseaba hacerlo porque estaba harta de la persona en la que se había convertido. Estaba harta de ser una inútil que ni capaz era de darles consejos útiles a sus tributos para que sobrevivieran. De algún modo los arrojaba a la muerte y quería cambiar eso. Quería intentarlo, ya que si no podía evitar que pasaran por ello y realmente no podía, por lo menos intentaría que uno volviera. Puede que no volvieran a ser los mismos pero tendrían una vida por la que luchar.

Y por último estaba el hecho de que no le gustaba ser tan débil. Ella no solía ser así. Ella no quería ser así. No quería ser la pobre atormentada por la que la gente pudiera llegar hasta sentir compasión

-Quiero intentarlo. Quiero volver a sentirme bien conmigo misma y a ser útil a los demás.-dijo más para convencerse a si misma que para otra cosa. Decirlo en alto era una confirmación, lo hacía más real y era un compromiso. Por encima de eso deseaba que en la cosecha saliera un nombre que no fuera el de Vera. Tragó saliva, sí salía iba a intentar que fuera ella quien saliera vencedora de esos Juegos. El vasallaje, todo era posible y no iban a ser unos Juegos normales de 24 tributos, si es que podía considerarse normal aquello, algo que dudaba. Era lo habitual pero nunca sería normal.

-Odio mi gran capacidad de joder las veladas agradables-se quejó de ella misma con un toque de humor y bufó en lugar de suspirar. Negó con la cabeza para si misma-Soy un desastre-añadió y sin saber como casi río. No del modo feliz pero si de ese modo en que ríes para no llorar y para intentar sentirte mejor. Aún así se sentía un poco mejor. No se sentía tan sola.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Esta vez no es casual{Vera}   Hoy a las 9:50 am

Volver arriba Ir abajo
 
Esta vez no es casual{Vera}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» De esta tarde. Paseo por la Vera
» Como aqui esta lloviendo mucho, me voy a prospectar a California.
» QUE ME PUEDEN DECIR DE ESTA MONEDA.
» Bodegon casual
» sera esta materia metalizada un meteorito

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad de Alacante. :: Distritos. :: Distrito 7 :: Escuela-
Cambiar a: