Ciudad de Alacante.


Foro basado en la querida Saga Cazadores de Sombras.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Staff Administrativo


Moderadora
Mejores posteadores
Alice Jonhson (218)
 
Afiliacion (52)
 
Chrystalle West (1)
 
Últimos temas
» Registro de PB
Sáb Oct 26, 2013 8:01 am por Chrystalle West

» Ficha modelo del cásting.
Lun Sep 17, 2012 7:49 am por Alice Jonhson

» Registro para mentores.
Lun Sep 17, 2012 7:43 am por Alice Jonhson

» Registro de Vivienda.
Lun Sep 17, 2012 7:42 am por Alice Jonhson

» Registro de Ganadores.
Lun Sep 17, 2012 7:41 am por Alice Jonhson

» Registro de Distrito.
Lun Sep 17, 2012 7:39 am por Alice Jonhson

» PERSONAJES DE LA SAGA. {Petición}
Lun Sep 17, 2012 12:07 am por Alice Jonhson

» Personajes CANNON CHICOS.
Lun Sep 17, 2012 12:04 am por Alice Jonhson

» Personajes CANNON CHICAS.
Dom Sep 16, 2012 11:05 pm por Alice Jonhson

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Vie Mayo 04, 2012 7:10 am.

Comparte | 
 

 De cuando todo era más fácil{Vera}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: De cuando todo era más fácil{Vera}   Vie Abr 20, 2012 4:25 am

Recuerdo del primer mensaje :

Aquella mañana se sentía nostálgica y lejos de haber tenido pesadillas de las habituales había soñado en la época más feliz de su vida. Antes de cumplir los 12 años, cuando la cosecha era en lo último en lo que pensaba y los Juegos no le había arrebatado nada. Sonya, su otra mitad aún estaba con vida y ambas iban a la escuela y jugaban sin preocupaciones. Soñó en una de las tantas veces en que se habían hecho pasar la una por la otra en la escuela, concretamente su gemela había hecho por ella un examen, ni siquiera recordaba de que pero obviamente estaba relacionado con los árboles y las plantas. Quizás sobre tipos de árboles. Bah, que más daba, lo importante de ello era que había logrado levantarse con una genuina sonrisa, porque quería quedarse con aquellos recuerdos de su hermana, los que eran buenos, lejos de muerte y de sangre, lejos de la arena donde su hermana había perdido la vida.

Bajó las escaleras ya vestida con un jersey negro y unos pantalones del mismo color que en contraste con su piel hacía que se viera más pálida y que su melena pelirroja se viera más. Ni siquiera se había fijado en ello, se había vestido veloz y por una vez ni había pensado en si coger o no su cuchillo. Se quedó con su madre un rato y hizo el desayuno para ambas logrando que su madre comiera, lo difícil que resultaba en ocasiones le arrancaba más de un suspiro. Había perdido ya la esperanza de que su madre volviera a ser aquella mujer alegre, que siempre hablaba alto y con todos y que destilaba energía y felicidad. Aparte de suya conocido mal carácter. Sin duda era mejor no hacerla enfadar.

Luego tuvo el impulso de querer ver la escuela de nuevo. De querer salir, en los últimos días había salido más que en los últimos meses pero no le gustaba andar por las calles y encontrarse con las familias que habían perdido sus hijo o hermanos o primos o lo que fuera en los últimos juegos. Recordaba perfectamente los rostros de estos, aunque deseara que no hubiera sido así. Sobretodo porque se había llegado a encariñar bastante con los de los Juegos pasados. Mal asunto porque no había logrado que ninguno volviera.

Salió de su casa y de la aldea de los vencedores y pronto se encontró caminando por las calles donde con la mirada baja intentaba evitar las miradas de la gente, las cuales por suerte habían ido decreciendo con los años. Aún así el ser la última vencedora de los Juegos de su distrito y el hecho de que su madre hubiera sido anteriormente muy querida hacía que la reconocieran, todo el mundo parecía conocer la historia de las gemelas pelirrojas, ambas habían sido tributos y en dos años seguidos. Y tampoco es que hiciera tanto de ello. Odiaba todo aquello. Llegó a donde quería finalmente. La escuela. Se quedó allí de pie en silencio mirando el edificio el cual aunque había cambiado mucho respecto a cuando había empezado a ir no había cambiado mucho a juzgar por el hecho de que tampoco hacía tanto que había dejado de ir allí.

Lo único bueno de los malditos juegos había sido que en ganar había ayudado a su distrito y la escuela estaba mucho mejor que antes de ello. También por ello ya no tenía que preocuparse de trabajar y había podido dar a sus padres una casa mucho mejor que la que habían tenido. Parecía que por pequeñas cosas como aquellas hubiera valido un poco la pena. Pero solo lo parecía. Nada podía justificar lo que hizo. Aunque solo lo hiciera por salir con vida ella. Solo había deseado volver a casa y había hecho lo imposible por ello. Lo logró, aunque a veces se preguntaba si el precio a pagar no había sido muy alto ¿Acaso no habría sido mejor morir en esa sangrienta Arena? Quizás sí puesto que si algo se había aferrado desde después de los Juegos era en que todo aquel que muriera seguro iba a un lugar mejor que Panem. Lejos de miseria, de cosechas y de Juegos macabros que solo servían para con la muerte de unos niños demostrar a sus padres el poder del Capitolio.
Volver arriba Ir abajo

AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 2:42 am

Nuevamente no pude evitar sentirme culpable por hacer recordarle a Valentine sentimientos tan dolorosos. ¿Serían igual de consideradas las personas que se atrevían a preguntarme por la pérdida de mi familia? Esperaba que así lo fuera. Esperaba que cada vez que alguien me preguntaba por mi estado de ánimo y por las personas que un día formaron parte de mi día a día al menos intentaran considerarlo momentos antes en su cabeza, que tuvieran en cuenta cómo me podía sentir, aunque la mayoría de las veces fingiera haberlo superado. Con Valentine no pude mentir porque compartíamos más o menos una misma historia. Su hermana había fallecido, ésa era la única diferencia, aunque, siendo realistas, si mis hermanos estaban en algún otro distrito tampoco sabía si todavía seguían vivos, si estaban cuidando bien de ellos. La idea de que alguien del Capitolio se hubiera hecho cargo de unos niños pobres del distrito séptima era muy remota y me enfurecía, aunque, en el fondo, esperaba que se les hubiera asignado alguna familia de la urbe. Todo era lujo y buena vida, y aunque eso no lo fuera todo, esperaba al menos que ellos pudieran sacarle provecho a esa riqueza que probablemente tendrían durante toda su niñez y juventud.

Valentine fue muy considerada al soltarme algo tan positivo frente a una realidad que se nos antojaba a ambas bastante oscura, incluso me apartó uno de mis cabellos rubios con la delicadeza que lo habría hecho mi madre, lo cual me enterneció bastante. Me inundó esa sensación de cortar cebollas, por lo que sentí cómo mis ojos se empezaban a nublar en una vidriera un tanto molesta. Pero no lloré, seguí tallando con una sonrisa de agradecimiento. Tenía razón, pero yo no era optimista. Aunque sin duda seguiría su consejo. Quería aprender a levantarme sin cargar ningún tormento en mi espalda.

Desde que estoy sola he estado pensando en adoptar a algún gato o perro del distrito, pero siempre he preferido tener un sinsajo, aunque no fuera justo enjaularlos. No pretendo reemplazar a nadie, sólo sentirme un poco más humana con la compañía de otro ser vivo tan armonioso —mis cinceladas cada vez se estaban volviendo más insistentes, y no tan sólo por la forma de la rama en sí, sino por la rabia. En seguida, mi impotencia fue amainando y mis nervios menguando. Entonces, sentí el suficiente valor como para volverla a mirar, esta vez sonriente—. Sé que yo no soy ella ni tú podrías cubrir la baja de mis cuatro hermanos, pero, si quieres y algún día te sientes dispuesta a ello, puedes llamarme hermana.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 3:07 am

Agradecía que Vera fuera considerada con sus preguntas, o eso era la sensación que Valentine recibía y fuera la opción que fuera no le era tan desagradable tener que responder a esas preguntas, en parte porque sabía que ella también sabía que era perder a un ser querido y de hecho había perdido a más seres queridos que ella. Ella seguía teniendo a su padre y a su madre y daba gracias a dios por no tener más hermanos ya que la sola idea de saber que podrían morir en esos malditos Juegos la mataría. No quería tener que volver vivir lo que había vivido con los 69th Juegos del Hambre. La impotencia de ver el horror que estaba viviendo su gemela y su posterior muerte seguía en su mente. No podía olvidar las imágenes de como ese tributo había matado a su hermana. Por ello admitiría con total sinceridad y en voz alta que sí, la única muerte con la que había disfrutado un poco había sido la del asesino de su hermana. Aún así no le había compensado nada y no había disfrutado tanto como en un principio había creído que disfrutaría.

Parpadeó un par de veces intentando evitar llorar. No valía la pena llorar una vez más por aquello, ya había derramado demasiadas lágrimas. Sonrió suavemente a Vera y siguió apedreando viendo poco a poco como los golpes iban formando una piedra apta para usarla para la lanza. Se sintió bien al ver que todavía se acordaba de aquello que le habían enseñado en los entrenamientos. En su corazón seguía habiendo un hueco especial para aquella chica del 4 y sus arpones.

Escuchó sus palabras, quizás tenía razón. Le parecía curiosa su elección y que prefiriera un sinsajo en vez de un perro o un gato, aunque a ella nunca le hubieran gustado esos últimos-Pues creo que es una buena idea. Aunque quizás mejor otro animal, lo que siempre me ha gustado de los sinsajos es que ellos si son realmente libres. Ellos pueden volar lejos-respondió un tanto soñadora, muchas veces había deseado poder volar lejos de los Distritos y del Capitolio, aunque ni supiera que había más allá de ello. Pero sabía que tenía que haber algo. Era egoísta pensar que solo estuvieran ellos.

Acabó de descargar la frustración y los malos sentimientos en un último golpe certero y más fuerte que los demás y sonrió victoriosa cuando vio como había acabado por quedar la piedra. Había tardado menos de lo que esperaba. Miró a Vera y vio como esta la miraba, su sonrisa la hizo sonreír y más cuando escuchó sus palabras. No supo que decir y no creía que unas meras palabras pudieran expresar lo que sentía en ese momento pero la enterneció y solo pudo articular un:-Lo mismo digo-lleno de sinceridad antes de levantar la piedra y enseñársela satisfecha de si misma. Se alegraba mucho de haber salido de casa esa mañana.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 3:21 am

A raíz de aquella conversación me vino una idea que subiría de ánimos a Valentine, pero opté por guardármela bajo la manga para otra ocasión. Su repentino festejo por haber acabado la piedra me hizo reír. Era un guijarro feroz y puntiagudo, ¡lo había hecho mejor de lo que yo lo habría hecho! Mostré mi dentadura en una sincera sonrisa mientras en mis manos sostenía la rama acabada. Todo el eje estaba perfectamente tallado de modo que pareciera un palo casi hecho a fábrica.

Genial, ahora toca intercambiarnos los roles —anuncié, agradecida de que la campana me hubiera salvado de continuar el tema anterior y por lo tanto seguir pensando en cosas que te comían por dentro. Le lancé el cuchillo con suavidad, de modo que pudiera cogerlo sin ningún problema y con habilidad por su mango. Acto seguido, cogí mi piedra y comencé a apedrearla, cambiando de postura de modo que arrodillada mi trabajo fuera más eficiente.

En más o menos el tiempo que había terminado Valentine de lapidar la suya y yo en cincelar mi rama, ya habíamos conseguido terminar cada una nuestro quehacer. Entonces, esperé a que Valentine sacara su cordel y lo partiera en dos partesparecidas, de modo que pudiéramos montar el arma en cuestión y proceder a la cacería.

¿Qué harás con lo que consigamos cazar? —pregunté por simplemente indagar en sus planes. Tal vez su nueva vida después de los Juegos del Hambre le había dado más de una lección y sabía cocinar la comida en todas esas posibles recetas que habría en el Capitolio, conociendo los caprichos de sus habitantes. Evidentemente, omití el detalle de que todo lo que ganáramos aquel día iba a cedérselo a ella. El hecho que tuviera más ahora no suponía que no pudiera llevarse las ganancias a casa. Además, a mí con un conejo me era suficiente para la cena, puesto que su carne no era muy pesada y odiaba comer demasiado antes de irme a la cama.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 4:19 am

Ensanchó su sonrisa al ver el palo perfectamente tallado, era difícil distinguirlo de uno salido de una de las fabricas. Sin duda lo había hecho mucho mejor de lo que iba a hacerlo ella con el otro. En fin. Asintió a lo que dijo y cuando le lanzó el cuchillo la pelirroja lo cogió al vuelo y se movió colocándose de un modo en el que le era más fácil tallar la rama si la movía un poco, cosa que hizo. Intentó seguir los pasos en orden. Primero cortar todas las ramas secundarias y quitar la corteza del árbol y luego lo más difícil. Empezó a cincelar con movimientos algo toscos pero bastante efectivos y concentrándose totalmente en ello y en silencio fue haciendo sin parar intentando igualarlo y hacer que acabara siendo un palo más o menos bueno.

Cuando acabó estaba segura de que no había pasado mucho tiempo y tras mirar el resultado miró a Vera la cual ya había acabado con la piedra por lo que sujetando con cuidado con una mano la daga de la rubia con la otra rebuscó en su bolsillo y sacó el cordel el cual cortó en dos trozos casi iguales.

Cuando Vera hizo aquella pregunta tuvo que pensarlo un poco. En realidad había pensado en dejar que Vera se quedara todo pero se lo diría cuando ya hubieran acabado de cazar, para no darle la oportunidad de negarse. Valentine no lo necesitaba, actualmente podía chasquear los dedos y tener todo un banquete. En cierto modo añoraba tener que ganarse el tener un plato en la mesa, por mucho que tener todo lo que quisiera estaba bien-Mmm siempre podría invitar a comer a cierta rubia. Aprendí a hacer una versión extraña pero rica de un plato que comí en el Capitolio-dijo de un modo indirecto, lo acababa de pensar en ese mismo momento y lo había dicho sin pensarlo pero no se arrepentía de ello, ni mucho menos.

Sonrió tendiéndole uno de los trozos de cordel-Tranquila, no pondré veneno y ya no hago que la cocina arda cuando cocino algo-añadió como si intentara tranquilizarla y le guiñó un ojo. Se alegraba de no chamuscar más la comida, aunque todas las veces que la había chamuscado se la había comido igual. Tal vez eso había hecho que parara más atención como para que no se volviera a repetir y por ello había ido mejorando. De todos modos no había nada como poder cocinar con la alta tecnología que había descubierto en el Capitolio.

Esperó su respuesta mientras empezaba a colocar la rama y la piedra en el sitio que les correspondía y que tendrían una vez con la ayuda del cordel lo hubiera fijado todo.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 8:21 am

Lo cierto es que la idea de Valentine le pareció más factible. En un principio había pensado en cedérselo todo a ella, pero el compartirlo era algo más justo y más divertido, si aquello suponía rejuntarnos para cenar tranquilamente en el bosque o, como bien se había ofrecido, en un lugar donde me enseñara las delicias culinarias del Capitolio; jamás pensé que llegaría a sacar algo positivo de ello, ¡quién iría a decirlo! No podía hacerme a la idea del tipo de comidas que habría en la urbe, pero estaba segura de que serían todas abundantes en dulces y carne de calidad, además de tener una apariencia peculiar. Había oído que había cocineros muy preocupados en la imagen de sus platos. ¿Serían tan extrafalarios como sus habitantes?

Sonreí agradecida. Tal vez podríamos llegar a tomar aquello como una costumbre. Cazar, ya fuera cada una por su lado o juntas de cuando en cuando, y juntarnos para comer nuestro botín y ya de paso llegar a conocernos todo lo fondo que no pudimos estando en la escuela por distintas circustancias y razones de niñas.

Me fío de ti. Sé que no eres la bruja de Blancanieves y tendrás en cuenta mi amor tanto hacia las manzanas como hacia todo tipo de comida. Yo no le hago ascos a nada. —dije, guiñándole el ojo aunque luego poniendo cara de circustancias, encogiéndome de hombros— Bueno, menos a la comida quemada, claro.

Dividimos el cordel de Valentine en dos, yo sujetando el susodicho firmemente y ella usando mi vieja daga. Una vez habérnoslo repartido, comenzamos a atar las piedras afiladas a la rama en cuestión. Tuvimos que hacer varios intentos pues no era muy diestra en nudos, aquello era más bien labor de pescaderes y marineros.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 8:42 am

Valentine pensó que aparte de cocinar lo que llegaran a cazar podrían comer algunas de las cosas que había comprado su padre en el mercado del Capitolio. Ni siquiera sabía que había acabado por comprar pero podrían mirar las distintas opciones de acompañamientos y postres y demás y elegir los que prefieran. De hecho iba a dejar que fuera Vera quien decidiera que prefería probar. Los platos tenían aspectos tan raros como sus habitantes, todo muy colorido y peculiar. Le agradaba la idea de pensar que aquello pudieran hacerlo a menudo. Las comidas en casa eran muy aburridas y deprimentes con su madre la cual apenas comía nada y no decía ni media palabra y su padre que parecía que se iba apagando cada día un poco más estando sano como estaba. Lo había acompañado al médico pero este había dicho que tenía una salud perfecta. Pena. Se apagaba cada día un poco más de ver como su mujer seguía apagada y no mejoraba. Su único apoyo, su padre, se estaba apagando como en su día su madre.

Río ante lo que dijo olvidándose un poco de lo que estaba pensando y de la preocupación por su padre. Lo de la comida quemada hizo que sonriera, esperaba no quemar nada pues. Tras partir el cordel en dos comenzaron a atar las piedras a los palos pero la parte de los nudos era lo que menos les funcionaba y tuvieron que intentarlo varias veces. Alguien del cuarto distrito se hubiera reído de ellas por su poca habilidad en algo tan básico en aquel distrito.

Finalmente lograron atar ya una de las piedras y por lo tanto tenían ya una lanza completada y lista para ser usada. La dejó en el suelo con cuidado y esta vez intercambiaron posiciones siendo Vera la que sujetaba el palo y Valentine quien intentaba atar la piedra con la ayuda del cordel. Intentó hacer el nudo y tras unos pocos intentos lo consiguió, en momentos como ese se acordaba de Maggie, ella hubiera acabado mucho antes. Claro que ella ya no estaba.

-Si vamos a cenar a mi casa no te preocupes si mi madre y mi padre no dicen nada. La última vez que mi madre dijo algo yo tenía 13 años. Y mi padre... Día a día se va apagando. No se lo tengas en cuenta-explicó por si acaso, no quería que pensara que no querían hablar con ella o algo. La realidad era que siempre actuaban de ese modo aunque seguramente los que Vera recordara eran muy diferentes a los actuales. Sonrió intentando quitarle importancia a eso y se agachó para recoger la lanza que habían acabado primero mientras Vera se quedaba con la otra.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 9:23 am

A punto de terminar la segunda lanza, Valentine le dejó más que evidente que su situación familiar, pese ahora tenerlo todo, no era utópica ni mucho menos estable. Me dio un tanto de lástima el tono en el que me lo explicó, como si no hubiera solución o remedio posible para que esto cambiara. Confiaba en que la vida le diera algún regalo de vez en cuando de paredes de casa adentro, pues realmente se lo merecía. Puse los ojos en blanco, negando rápidamente con la cabeza a falta de poder sacudir la mano en el aire en un intento de restarle importancia.

No te preocupes, no lo haré. De todos modos mejorarán. De veras que lo creo —intenté confortarla. Volviendo a pensar en la espectacular idea de tomarnos esto como costumbre, me sentí algo inferior ante la idea de que acudiera a su casa. Que ella ahora lo tuviera todo no me desilusionaba, sino más bien que por ello tuviéramos Valentine se mostrara reacia, algún día, a venir también a mi cuchitril, que en comparación no sería más que un antro pero se le podía llamar hogar. Esperaba y en el fondo sabía que Valentine no había cambiado ni había desarrollado ciertos escrúpulos a raíz de haberse ganado a un precio tan alto semejantes riquezas.

Finalmente, consiguió atar las piezas de la lanza en un fuerte nudo. Supuse que los juegos le habían hecho desenvolver ciertas habilidades o mejorar varias capacidades básicas de supervivencia hasta el punto de que Valentine supiera hacer de todo un poco en esta vida, desde pedrear hasta conseguir hacer un nudo envidiable.

Cogí una de las lanzas en mis manos y le entregué otra; se la había ganado, así que ya podía sacar a flote ese espíritu del mérito y la victoria.

Cuando quieras, nos adentramos más en el bosque y probamos suerte. Tal vez consigamos cazar algún cervatillo, no se ven con frecuencia pero contamos con la que se podría decir mejor vegetación de Panem, así que todo es posible —dije, guiñándole el ojo y animándola a comenzar nuestra travesía por la espesura.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 9:38 am

Se sintió un poco mejor con lo que dijo. Quizás fueran solo palabras pero no costaba nada creerlo, aferrarte a ello y tener fe. Su padre era un hombre fuerte, no podía dejarse vencer, tendría que recordarle aquello que siempre decía sobre que los Goodwin nunca se rendían y que por ello obtenían siempre su particular buena victoria, justo lo que significaba su apellido. Todo aquello hizo que lo pensara un poco mejor-Si lo prefieres podemos ir a tu casa-dijo, sin tener muy claro que prefería la rubia. A ella no le importaba ir a un sitio a otro. No era como si sus padres no pudieran cuidarse solos, aunque justamente era la impresión que daban al verlos.

Sonrió con la lanza ya en la mano. Estaba deseando adentrarse en el bosque e intentar cazar algo. Realmente esperaba que lograran cazar algo aunque dudaba de sus habilidades con la lanza puesto que nunca había usado una con el fin de cazar. La agarraba intentando acostumbrarse al arma, intentando hacerla suya para que llegado el momento funcionara como una extensión de su cuerpo como pasaba con la ballesta o incluso con los cuchillos. Asintió enérgicamente a las palabras de la rubia y sin perder el tiempo empezó a andar junto a ella atenta a cualquier ruido mientras empezaban a adentrarse realmente en la espesura del bosque.

Su experiencia le decía que aún estaban muy en la parte exterior y que todavía tendrían que adentrarse más de lo que ya se estaban adentrando en ese mismo momento pero el hecho de que no fuera todo inmediato era parte de la gracia de ello. No sabía en que momento cazar había dejado de ser algo para la supervivencia y había acabado siendo una afición pero le parecía mucho mejor que entrenar a unos chicos para que luego se mataran entre ellos. Cazando no buscaba martirizar ni alargar el sufrimiento de ninguno de esos animales.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Lun Abr 23, 2012 9:58 am

No sé qué le llevó a Valentine ofrecer mi casa como punto de encuentro. Pensé que sería una buena idea cenar en su casa o en la mía, siempre y cuando se fuera alternando. Me habría encantado decirle que sí. De hecho, fui a hacerlo, pero repentinamente recordé aquella sorpresa que había guardado bajo mi manga momentos antes, así que, con una sonrisa cómplice, le propuse lo siguiente.

Hagamos una cosa. Esta noche tengo cosas que hacer, —no quise entrar en especificaciones, aunque tampoco quise que sonara a una excusa, pues realmente no intentaba librarme de ella. Para aportarle más confianza, le cogí de la mano libre y la miré fijamente a los ojos— así que lo que ganemos te lo llevas tú. Seguramente podrás conservarlo mejor que yo con alguna pijada del Capitolio. Mañana nos volveremos a juntar en la escuela al anochecer y decidiremos qué hacer. ¿Te parece bien? Oh, y asegúrate de que parte de las ganancias las coman tus padres, a los míos siempre les hacía ilusión ver cómo su hija se convertía en toda una muchacha independiente que los protegería cuando se volvieran ancianos —la miré con el labio inferior mordiéndomelo para luego soltarla y proseguir con el camino. Sí, los padres de Valentine se merecían parte del botín. Se merecían recordar la humildad que aún se aferraba a sus corazones. Se merecían recordar los tiempos en los que no estaban tan hundidos como ella decía. No quise dejarle con la palabra en la boca, pero consideré el seguir caminando como una buena decisión. Cuanto más cerca tuviéramos el crepúsculo, más difícil tendríamos para cazar alguna presa.

Alijeramos el paso rumbo hacia el sur, donde el clima fuera un tanto menos inclemente y los animales más comunes que los del norte. Estaba obsesionada con encontrarme algún cervatillo para cazar, si encontraba uno, no lo dejaría escapar. El cazar con una lanza no me detendría; aquel día Valentine se llevaría a casa un pequeño venado y algún que otro conejo o ardilla.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 12:32 am

Sonrió a lo que dijo y asintió-Para que luego digan que el Capitolio no tiene nada de bueno-bromeó, en lo referido a cosas superficiales como esa le encantaba lo que usaban en el Capitolio, aunque justamente por eso se preguntaba porque aquellos lo "merecían" y los algunos distritos, que no todos, no. Le apretó suavemente la mano antes de que le soltara la propia y prosiguieron. Se había quedado con la palabra en la boca pero sabía que tenían que empezar a avanzar más por lo que esperó unos segundos antes de hablar.

-Y como mis padres se comerán parte del botín mucho me temo que tendré que comprar más comida rica rica del Capitolio así que pide lo que quieras-anunció con una sonrisa, eso mismo haría, se pasaría por el mercado que allí montaban y en donde podías comprar las mejores comidas producidas por los distritos correspondientes. Ya estaban andando y iban bastante rápido pero al mirar al cielo y suponer la hora que era apretó un poco más el paso fiándose de que Vera podría seguir ese ritmo un poco más rápido. Cuanto antes llegaran mejor puesto que el crepúsculo estaba a cada minuto un poco más cerca.

Sí, sin duda lo mejor era el sur y esperaba que encontraran un cervatillo puesto que la rubia había dicho que le apetecía cazar uno, no directamente pero se había intuido. Fueron llegando a su destino y cuando miró a su alrededor y lo que vio le gusto ralentizo el paso para poder escuchar mejor cualquier ruido que evidenciara que su primera presa estaba cerca. Seguro que tendrían suerte. Oyó como una rama se rompía mientras ellas andaban con toda precaución para evitar justamente que algo así pasara y miró a Vera, cómplice.

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 1:13 am

Lo único de bueno que tenía el Capitolio era el lujo, que se lo merecieran sus odiosos habitantes era otra cosa. Por supuesto que yo también habría dado lo que fuera por tener todo lo que ellos tenían, pero tampoco quería malgastar toda mi existencia en envidiar a nadie. La vida era injusta; en Panem o se era pobre o se era rico. El único cambio de clase posible te lo daba el ganar los Juegos, y para ponerte en riesgo a ti mismo, prefería vivir en la más demacrada miseria a arriesgarlo todo en dos semanas.

Desde pequeña, mis padres me habían educado lo suficientemente bien como para agradecer lo que tenía y no pedir lo inalcanzable, por eso dudé en un principio en si debía acceder a la propuesta de Valentine o descartarla, pero supuse que no le importaría, pues si ése fuera el caso no me lo habría ni ofrecido. Desconocía el tipo de comida que había en el Capitolio, así que me quedé un rato ceñuda con la vista en frente, pensando en vano. Yo con lo que fuera para llenar mi estómago era feliz, para mí un manjar suponía el exquisito jugo dulce de las frutas, nada más.

No sé qué venden en el Capitolio, así que dejaré que me sorprendas. Pero tampoco te pases, no querría abusar —dejé claras mis intenciones por si acaso, en un mundo donde todos no teníamos nada, aprovecharse de la suerte de los demás era símbolo de debilidad o explotación.

Parecimos llegar a una zona más frondosa del bosque, una que supuse que sería la idónea para cazar. Podríamos haber seguido caminando, pero entonces, entre nuestro sigilo destacó el sonido de una rama rompiéndose. Valentine me miró con complicidad. Ya dejaríamos aquella conversación para otro momento. Le hice un gesto con la mano, llevándome mis dedos índice y corazón a mi campo visual y luego señalando hacia el sitio de donde provenido el chasquido. No podíamos tomárnoslo con demasiada calma ni prisa, pero teníamos que cerciorarnos de qué tipo de animal se trataba pues había también algunos que supondrían cierto riesgo de tener cerca, así que pedí a Valentine que intentara ver más allá de unos matorrales, puesto que era más alta y seguramente tendría los instintos más desarrollados.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 3:58 am

O nacías rico o nacías pobre. La única oportunidad de ganar el suficiente dinero como para vivir confortablemente el resto de tu vida y poder hacer todo lo que quisieras era ganar los Juegos. Por otro lado quizás algún estilista provenía de los Distritos pero seguramente para ello tenían que ser excepcionales y para cualquiera de ellos tener la oportunidad de vestir y arreglar a un tributo era estupendo. ¿De verás podía alguien desear vestir y arreglar como nunca en su vida a alguien que seguramente en unos días estuviera muerto? Al parecer sí.

Sonrió, a pesar de sus condiciones eso era un sí y con eso le valía-Lo tendré en cuenta-respondió aunque en realidad ni sabía si iba a cumplir realmente con su palabra o no. Dependía de lo que viera ese día en el Centro Comercial y de lo que tuviera mejor aspecto. El cuarto trasero de buey estaba bien, por ejemplo.

La conversación se tendría que posponer puesto que ahora estaban metidas en algo más importante que discutir si comían una cosa u otra y si podía pasarse o no con la comida. Vio el gesto de Vera y haciendo caso a la petición de Vera intentó entrever entre aquellos frondosos matorrales a la vez que se concentraba en el ruido que hacía el animal. Apenas se oía si no hacía algo como romper una rama pero como todo lo demás estaba en silencio y al parecer sus paranoias habían acabado por servir de algo oyó un sonido y miró hacía esa dirección viendo fugazmente unas orejas que reconoció. Sonrió satisfecha y miró a la rubia.

-Cervatillo-apenas susurró dejando en buena parte a la habilidad que tuviera para leer los labios puesto que apenas había emitido sonido. Volvió a mirar en esa dirección y como el animal estaba a demasiada distancia y estaban en una mala posición como para alcanzarle se subió a un tronco caído que había para poder mirar mejor el animal y sí, en efecto era un cervatillo que estaba bebiendo de lo que parecía ser un profundo charco de agua, de espaldas a ellas. Bajó del tronco y avanzó un poco más posicionándose mejor.

Miró de reojo y como ya se imaginaba Vera la había seguido tan silenciosa como siempre, apenas se la oía y eso era justamente lo que necesitaban para tener éxito. El cervatillo estaría tranquilo bebiendo hasta que fuera demasiado tarde. Solo esperaba que no fallaran y para asegurarse de tener más posibilidades de acertar era mejor que lo hiciera Vera. Ella tenía más práctica que la pelirroja.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 5:56 am

Cuando Valentine me confirmó que aquello tras los matorrales se trataba de un cervatillo, lo primero que hice fue mirar hacia el cielo y juntar mis manos, moviendo mis labios en gesto de agradecimiento hacia un ente omnipotente no existente. Luego, la contemplé subirse con sigilo sobre un tronco, para verificar que las orejas de aquel animalillo eran realmente las de un ciervo. Me emocioné tanto que realmente me llegué a plantear si repentinamente la suerte me había reencontrado y venía corriendo a mí pidiéndome un abrazo y raptándome de modo que, como segundo favor, mi nombre no saliera en la próxima cosecha, pero sería demasiado pedir, así que no me ilusioné más de lo devido.

Me deslicé unos metros a mi izquierda de modo que pudiera alzarme y apoyarme en la rama de un segundo árbol para contemplar a la pobre e indefensa criaturita. Se encontraba bebiendo agua de un charco, sola y sin protección de su madre. A sus espaldas e izquierda había una saliente rocosa que le impediría retroceder, a su derecha los matorrales por los que Valentine tuvo que agudizar su sentido de la vista. Esto le dejaba únicamente el frente como vía libre o escapatoria, y puesto que únicamente teníamos dos lanzas, sólo teníamos dos intentos. No quería fallar, de modo que señalé a Valentine con una estrategia ya formada en mi cabeza. Esperaba que me hubiera comprendido cuando le insté para acercarse poco a poco frente a él, mientras que yo lo acorralaba por el otro lado. Moví mi brazo, dándole a entender que ella tendría el primer tiro y, en caso de fallar, puesto que mi puntería era mejor según ella, yo el segundo.

Esperé que realmente la noche en la que cenáramos en compañía pudiera saborear su sabrosa carne en mi boca.

¡Tú puedes! —exclamé en un siseo casi inaudible. Le había cedido la oportunidad a Valentine de demostrarme sus habilidades atacando de distancia.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 7:18 am

La única vía para atacar al cervatillo desde donde estaban era por delante y se acercó un poco al animalillo. Vera la instó a avanzar hacía delante pero se dio cuenta de que así solo podía darle al ojo al animal y por supuesto aquello no era lo que querían lograr. Vio un árbol grueso con unas ramas lo suficientemente resistentes como para que quizás pudiera aguantar su peso. Por ello Valentine después de instar a Vera a acorralar al animal para que se pegara más a las salientes rocosas y no viera posibilidad de huir sujeto la lanza con la boca y empezó a escalar al árbol. Los zapatos que llevaba hacían que resbalara un poco y ya no tenía la agilidad que tenía cuando pesaba menos y su estatura era menos reducida pero también era verdad que ahora era más fuerte por lo que logró subir hasta una rama gruesa aunque no muy elevada. Se posicionó con cuidado en la rama puesto que la altura era la suficiente como para hacerse daño si caía y apuntó al animal.

La lanza no parecía estar hecha para ella por lo que intentó hacerla suya y sentirse cómoda con ese arma en la mano antes de lanzarla rezando para que diera en el animal y la suerte estuvo de su lado como 4 años antes. La lanza dio en el lomo del animal y se clavó en este desgarrando la piel y la carne de un cervatillo inocente. El animal cayó al suelo mientras sangre y más sangre salía y se sintió mal-Rematalo para que no sufra-le pidió a Vera aún desde al árbol y antes de empezar a bajar raspándose las manos al intentar bajar más rápidamente pero sin mucho cuidado.

No quería ver como el animal se desangraba hasta la muerte y no quería que sufriera. No era una persona pero era un animal y por tanto un ser vivo por lo que seguro que sufría igual y las palabras de Maggie seguían grabadas a fuego junto con todas y cada una de las expresiones de dolor que puso cada vez que intentó moverse antes de que su luz se apagara para no volver a encenderse jamás. Odiaba relacionarlo todo con los juegos pero parecía inevitable. Lo vivido en unas dos semanas había sido mucho más intenso que toda su vida junta. Se acercó a donde estaba Vera.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 7:34 am

El que Valentine hubiera dado en el blanco me llenó de una felicidad inmensa, no sólo porque pude ver con ojos llenos de ilusión cómo ella acertaba (siempre era agradable compartir ciertas habilidades con otra persona y poder mejorarlas comentándolas con la susodiha), sino porque el haber cazado un pequeño ciervo significaba que nos daría para un buen banquete, o al menos a mí, pues el lujo que Valentine tuvo que apreciar en el Capitolio y ahora tenía sería el mismísimo cielo en comparación.

Solté una exclamación de victoria, deslizándome por el árbol con rapidez para acercarme al cervatillo. No huiría, estaba herido y no se podía mover, pero si podría, no lo podría conseguir porque no le dejaría.

Contemplé el rostro de Valentine empalidecer varios tonos de un momento a otro. El animalito estaba sufriendo y eso hería a la niña dentro de mí, pero no lo suficiente a la Vera adulta y hambrienta. El verlo agonizando para mí se había convertido en algo inusual y que no sacaba la parte más sensible de mí, no más. Las personas éramos animales, por lo tanto el ciervo merecía cierta consideración, eso sí; hice caso a Valentine y a mis principios y asentí, desvaneciendo mi sonrisa al ver su rostro claramente lleno de culpabilidad. Me acuclillé junto al cervato de modo que Valentine no viera aquel toque de gracia y de caridad, de modo que lo inmovilicé y, agarrando la lanza desde la zona más cercana al guijarro afilado, le corté el cuello pensando en el favor que le había hecho al venado.

Luego me acerqué a Valentine y miré el cadáver, evidentemente inerte. La cogí de la mano con la mía ligeramente ensangrentada y le sonreí. No estaba ahí para darle ningún tipo de lección ni consolarla como a los niños, pero intenté reconfortarla.

Te dije que podías.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 7:58 am

Intentó centrarse en lo bueno y en la felicidad que veía reflejada en el rostro de Vera y pudo recuperar un poco el color, aunque su piel siguiera pálida cosa que era lo normal en ella. Cuando se acercó a Vera el venado ya estaba muerto y su cuerpo inerte. La pelirroja pudo ver como la rubia le había cortado el cuello y inspiró alegrándose porque ese pequeño ser no hubiera sufrido tanto como hubiera sufrido si se le hubiera dejado morir desangrado.

No le importó que Vera tuviera la mano ensangrentada la sangre ya no le producía ningún tipo de asco, y el gesto resultó en cierto modo reconfortante. Sonrió a lo que dijo y negó con la cabeza-No es por el ciervo pero realmente no vale la pena que piense en ello una y otra vez-dijo, quizás más para si misma que para Vera. Cogió su otra mano con la otra suya propia quedando cogidas de ambas manos y dio unos saltitos entusiastas-Es mejor celebrar que las lanzas funcionan y que tendré algo que añadir a la lista de cosas que cocinar para cebar a Verita-dijo con entusiasmo y sonrió. En parte lo hacía porque no quería desanimar a Vera por cosas suyas y por otro lado cuando se centraba en las cosas buenas y hasta exageraba un poco igualmente se sentía mejor. Hacía que realmente se animara. Y vale, le gustaba soltar tonterías cual niña pequeña, se preguntaba si realmente había superado la etapa de la niñez.

Soltó una de las manos de Vera y se acercó al animalillo tirando un poco de la rubia. Una vez que estuvieron de nuevo enfrente del animal, tampoco es que se hubieran llegado a alejar mucho, miró a Vera y luego al ciervo diciéndolo de un modo no verbal que no lo iban a dejar allí ahora que lo habían conseguido y debían seguir un poco adelante si querían cazar más. Luego le soltó la mano porque tampoco era plan de no dejarla suelta a la pobre.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 8:43 am

Fruncí los labios en un gesto de tristeza cuando dijo aquello, suponiendo que le había traído ciertos recuerdos de la arena. Esperaba no tener que pasar por lo mismo que ella: el mísero hecho de jugar, vivieras o murieras, era traumatizante. La diferencia entre ganar o perder era que perdiendo aquel dolor mental terminaba, y que viviendo tardaba mucho más por superarse. Pero Valentine era fuerte, y con el mismo tiempo que invirtió tragando saliva ante el sufrimiento del cervatillo, enseguida se deshizo de él con unos saltitos de entusiasmo. Reí entre dientes y me pasé la mano sucia por la frente, intentando quitarme cierto sudor causado por la emoción y manchándome de sangre la frente por consecuente. Sin importarme demasiado, y contemplando la respetuosa mirada de Valentine, me acuclillé a su lado con la lanza a un lado en el suelo.

Bueno, aunque la idea de cebarme suene tentadora —dije, mostrando una sonrisa un tanto soñadora al intentar recrear el éxtasis de sabores en mi paladar— no quiero parecerme a uno de esos sebosos acomodados del Capitolio que salen de comentaristas durante los Juegos. Qué desagradable —fingí un escalofrío, y soltado aquel comentario me propuse coger el ciervo con ayuda de Valentine.

Evidentemente no íbamos a despellejarlo ni a trocearlo en el bosque con un simple cuchillo oxidado que llevaba encima por si las moscas, así que principalmente lo dejamos sobre una piedra mientras cada una admiraba su lanza ensangrentada.

Pensaba en cazar algo más pero ha resultado ser más grande de lo que parecía. ¿Dejamos las presas pequeñas para otro día que tengamos arco a mano?

Probablemente fuera la mejor idea. Además, pronto anochecería y tendría que ayudar a cargar con el ciervo a Valentine, no iba a permitir que se lo llevara sola. Y si quería aprovechar el tiempo de luego para otros de mis planes, tal vez lo más sensato sería ir volviendo al distrito antes de que nos quedáramos perdidas en la oscuridad del crepúsculo y el bosque.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 9:01 am

Río suavemente a las palabras de Vera aunque de todos modos siempre hubiera pensado que estar gordo no era una mala señal. Era señal de que aunque tienes más comida de la que necesitabas y de que no tienes que hacer esfuerzo alguno para conseguirla y luego ya no haces ejercicio ni por estar sano ni por ocio ni por nada. Se limpió un poco el sudor de la frente y se apartó algunos mechones de cabello de la cara antes de dejar la lanza al suelo y con la ayuda de Vera trasladar el ciervo hasta una piedra. Luego se quedó mirando la lanza ensangrentada.

Escuchó sus palabras y supo que había acertado. Era ya bastante tarde, lo había comprobado al mirar al cielo, y con el ciervo era suficiente puesto que al fin y al cabo si cazaban algo más y teniendo en cuenta que lo guardaría todo ella tendría que cargarlo hasta la aldea de los vencedores y bueno, hasta su casa-Prefiero una ballesta pero me parece una gran idea. Una lanza no se puede comparar un un arco o una ballesta-respondió ella y le guiñó un ojo pues bien sabía que era más de cazar a distancia con un arco o una ballesta, justo como ella misma. Le gustaba coincidir en eso.

-Y en ese caso...-dejó la frase sin acabar mientras veía cual era el mejor modo de que pudiera cargar ella con semejante ciervo. Se veía capaz de ello, aunque luego le dolieran los brazos y eso, pero no sabía como agarrarlo. Habían acabado por cazar algo más grande de lo que imaginaba que cazarían puesto que siendo un pequeño ciervo era bastante grande-...Ven con mami--dijo concluyendo la oración mientras levantaba el ciervo intentando ver si podría llevarlo de ese modo, medio en brazos y medio colgando, durante el camino a casa. La parte de mancharse de sangre no le importaba mucho. Llevaba un jersey negro y que tampoco era muy nuevo y siendo sincera...Nunca se habría preocupado mucho por manchas y demás.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Mar Abr 24, 2012 9:30 am

Muchas armas a distancia no había, aunque era evidente por cuál me posicionaba, tal vez por el simple hecho de que la hubiera usado más que el arco durante los días de caza junto a mi padre. Era buena con el arco, mejor que con la ballesta según el contexto, pero ésta tenía un significado personal para mí y no pensaba renunciar a ella. Así que en cierto modo me enterneció que Valentine también quisiera usarla. El próximo día traería la mía y se la cedería, mientras yo me limitaría al arco que me quedaba de mi padre. En mi familia los cazadores por excelencia compartían las armas. Siendo mi padre y yo la mayor, todo lo que un día fue suyo ahora únicamente me pertenecía a mí, así que honraría su arma favorita la próxima vez que repitiéramos el plan.

Comparando el arco y la ballesta, el arco puede ser más fácil o más difícil de manejar, así que la próxima vez, por experimentar, traeremos ambos y veremos si podemos aspirar a algo más que a un ciervo. Aunque sea un extraordinario botín, si venimos para todo el día podríamos sacarle provecho al tiempo —dije, para luego contemplar cómo Valentine insistía en cargar ella sola con el premio.

Se manchó pero no nos importó a ninguna, mi más sincera preocupación era el peso con el que ella tuvo que cargar. Durante varios minutos de caminata estuve dudando en volver a cederle mi ayuda, pues aunque el ciervo fuera "pequeño" en parte, sus kilos sí que pesaba. Sólo podía pensar en el dolor de espalda que a mí me habría entrado de haber sido ella. Aunque al menos Valentine se podría permitir un masajista...

¿No quieres que te ayude? Me recuerdas a mí cogiendo a mi hermano por primera vez —me había costado decirlo en voz alta, pero así fue. Valentine me recordó a mí, con un escaso año, sentada en el sillón viejo de casa sin saber muy bien cómo sujetar a mi recién nacido hermano Jayden.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Miér Abr 25, 2012 3:45 am

Sin duda iba a traer la ballesta y el arco y le cedería su querida ballesta. Había probado en usar más y tenía una de más nueva y más cara pero la ballesta que le regaló su padre tenía un significado especial para ella y seguía funcionando a la perfección o al menos si la última vez que la uso. Hacía quizás un par de meses de ello. Recordaba como su padre le había dicho alguna vez que le había regalado esa ballesta porque sabía que la sabría apreciar y que del mismo modo ella podía dejar la ballesta, siempre que fuera a alguien que la supiera utilizar y la apreciara. Vera cumplía esas condiciones.

Asintió a lo que dijo, le parecía una buena idea eso de venir todo el día y cazaran lo que cazaran seguro que sería la mar de divertido. Eso no quería decir que no quisiera hacer una buena caza porque de hecho era así, esperaba conseguir un buen botín pero no era su objetivo principal-En ese caso podríamos comer aquí y nos ahorramos viajes-propuso era mucho mejor idea que volver para comer y luego volver nuevamente al bosque. Se evitaba perder tiempo en idas y vueltas y era mucho más práctico. Además era lo que solía hacer con su padre algunos días.

El venado pesaba lo suyo y sus brazos y su espalda lo notaban pero era testaruda en ese sentido, una vez hacía algo de lo que estaba convencida no cambiaba de opinión. Llevaban ya unos minutos andando en los que no dijeron nada hasta que Vera habló. La miró y sonrió ante lo que dijo, su hermana en un afán de imitar a su madre la había intentando llevar en brazos cuando tenían unos 5 años. Según su madre lo gracioso fue que como tenían un peso y una estatura parecida era algo imposible pero Sonya lo había intentado igualmente

-No, puedo sola. ¿Pudiste sujetarle bien? Qué yo recuerde no os lleváis mucho tiempo, ¿Verdad que no?-respondió, por algún motivo había notado que le había costado decir eso en voz alta y en su opinión hablar de ello como si de otra cosa que no la incomodara fuera hacía que se viera natural, cosa que al fin y al cabo era-¿Sabes? Mi hermana intentó llevarme en brazos como hacía mi madre cuando teníamos 5 años. Como podrás imaginar no resultó--no sabía porque lo había compartido con Vera pero no se arrepentía de ello. Sonrío por el recuerdo de la risa de su madre cada vez que lo contaba y no dejó de andar en ningún momento notando el bastante pesado cervatillo, el cual estrechaba contra su cuerpo.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Miér Abr 25, 2012 5:53 am

Consideré su propuesta como una bastante acertada, dado que así no tendríamos que andar llevando cargas innecesarias. Podríamos juntarnos en casa de alguna de cuando en cuando, si tan en serio íbamos a tomarnos el cazar a menudo juntas, no tomándonoslo como algo rutinario, por supuesto, en el fondo no sé si podría soportar el pasar de la completa soledad a la total compañía, por mucho que se tratara de la dulce pelirroja Valentine. Sonreí, reprimiendo una risita al ver cómo transportaba al pobre ciervo como un saco de patatas.

Lo veo sin duda más factible. La próxima vez seremos más aplicadas y menos enrevesadas —coincidí, aminorando el paso pues el acarrear con el cuerpo de un animal mediano ralentizaba a mi compañera. Insistió en que podía sola, y realmente supe que era así, pero no quise, de todos modos, dejarla a ella con todo el peso, nunca mejor dicho, y toda la responsabilidad que suponía hacerse cargo de un animal. Suficiente iba a hacer ella llevándoselo a casa. Había estirado mis brazos hacia el animal, en un intento de ayudarla, pero su insistencia fue tan rotunda, que incluso vi aquel gesto como un rechazo hacia su historia, la cual me enterneció profundamente.

Te habría cogido como quien sujeta a una muñeca de plástico, ¿verdad? La diferencia es que el juguete puede mancharse y abollarse y seguir siendo más útil que una hermana lesionada.

Conociendo a las traviesas gemelas, enseguida me imaginé la escena. Habría sido algo así como dos crías de canguro jugando a hacerse mayores, con prisas por dejar que el ciclo de la vida se acelerara. Por mi parte, cuando hice referencia a mi hermano Jayden, fue más bien en vista a una niña de escaso año y medio cogiendo por primera vez a su recién nacido hermano, bajo vigilancia de sus padres, por supuesto. Coger a un bebé con cuidado de que su cabecita no estuviera mal posicionaba resultaba un gesto muy importante, y también muy difícil. Aunque con la práctica mejoré, claro, las próximas cuatro veces en las que se me volvió a otorgar la oportunidad. Contemplé a Valentine, casi con la misma preocupación y sobreprotección que miraba a mis menores cuando hacían algo que podía perjudicar su salud, o, en este caso, provocar un buen dolor de espalda.

¿Seguro que no quieres que te ayude?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Miér Abr 25, 2012 6:18 am

Agradeció que aminorara el paso puesto que no podía ir a la misma velocidad que cuando andaba sin cargar nada de nada. Seguro que se veía casi cómico como transportaba al animal muerto y al pensarlo reprimió una mueca de pena por el animalillo al que habían matado. Tampoco es que se arrepintiera de ello, solo sentía un poco de pena puesto que no dejaba de ser un ser que solía estar vivo. Se sorprendía a si misma de estar haciendo planes para salir, aunque fuera a cazar, lo que la sorprendía era que realmente tenía ganas de ello, quizás ahora si estaba realmente empezando a mejorar.

Sonrió a lo que dijo y asintió, algo así había sido-Siempre estaba imitando a mi madre. En todo, a su peculiar manera. Aunque tuve más suerte que sus muñecas. Seguro que tu tuviste mucho más cuidado con tu hermano que el que ella tuvo con su pobre hermanita-fue una afirmación, ya que si era tan pequeña y su hermano todavía más no había modo posible en que sus padres no hubieran estado supervisando a ambos. Se imaginó la escena y le pareció de lo más tierna y bonita no pudiendo evitar sonreír dulcemente. Diferente era cuando ambas niñas tenían 5 años. Además, al ser de la misma edad de algún modo siempre cuidaban la una de la otra. No estaban nunca solas. Quizás eso fue lo peor. Sentirse sola por primera vez en su vida.

A su pregunta su espalda quería decir un rotundo si pero su terquedad un no. Sabía que no era bueno ser terca en algo como eso puesto que no había nada de malo en aquello pero igualmente dudó. Finalmente y haciendo casi un esfuerzo movió el ciervo de como lo tenía sujeto tendiéndole la mitad del ciervo de modo que lo llevaran mitad y mitad. Tampoco iba a dejar que lo llevara ella del todo.

-Veo que se hasta ceder. Voy mejorando-se burló de si misma, no tenía problema en hacerlo y en realidad la había ayudado bastante con complejos que pudiera tener. En la actualidad solo tenía uno y ese era su estatura. Ya no recibía burlas por ser pelirroja y lo había convertido en algo positivo-¿Seguro que no te importa cargar la mitad de el ciervo?-preguntó de todos modos. Si decía que prefería no cargarlo lo cargaría ella. Con ello no quería decir que pensara que no pudiera, su mirada solo expresaba preocupación.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Miér Abr 25, 2012 6:52 am

Finalmente Valentine pareció acceder a lo que era una adecuada y justa decisión. Entre las dos el cargo sería menor, eso solía decir mi madre cada vez que la acompañaba al mercado y volvíamos con con un carro de compras lleno de lo que pudiéramos permitirnos siendo cuatro hermanos y otro en camino. A veces, cuando la bolsa estaba a revosar, teníamos que llevar otra para no cargar con la comida en nuestras sucias manos, así que cada una cogía de un asta de una segunda faltriquera y acarreábamos con todo lo que metíamos en ella, comúnmente alguna naranja, puesto que las manzanas las cogía con mi padre durante nuestra habitual hora de caza en el bosque.

Por ese mismo motivo de estar acostumbrada a ayudar a quien se lo merecía, con ese espíritu de caridad de Robin Hood salvo el detalle de robar a los ricos para alimentar a los pobres (aunque bien me habría gustado hacerlo en más de una ocasión, ayudé a Valentine a trasladar el cuerpo del ciervo hasta el distrito. Le miré con un gesto despreocupado, si hubiera tenido las manos libres, incluso zarandeándolas en el aire para restarle aún más de importancia de la que tenía.

Me habría gustado volver atrás en el tiempo como ella lo estaba haciendo en esos instantes. Se notaba por su mirada perdida y nostálgica y su sonrisa que claramente algo le habría tenido que enternecer. Aquella imagen resultaba conmovedora. Supuse que del mismo modo en el que la miraba ahora ella recordaría a su hermana: con una sonrisa tan ancha como la suya, sólo que más especial. Que fueran idénticas no significaba que de un modo más abstracto y personal no pudieran ser distintas.

No me importa, de veras. ¿Cuando lleguemos al distrito podrás continuar tú sola hasta tu casa? —desconocía dónde vivía exactamente, además de que nunca había pisado su nueva vecindad en la Aldea de los Vencedores. Estaba oscureciendo y cuanto antes llegáramos al distrito más inconvenientes tendríamos para ocultar un ciervo, pero puesto que ella se desviaría por el corazón del Siete, no supuse que tendría más problema que el peso del animal. ¿O sí?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Miér Abr 25, 2012 7:12 am

Cuando Vera sujetó dos de las patas del animal el peso se aligeró bastante y se vio reducido a la mitad. Era algo que se notaba y que sus brazos y sus espalda agradecían puesto que ahora agarraba al ciervo por su mitad delantera en lugar de tener que cagarlo entero contra su pecho. Claramente había ganado tanto en comodidad como en ligereza de la carga que llevaba. Llegaron al Distrito y viendo como Vera zarandeaba las manos quitándole toda la importancia que pudiera tener ese animal hizo que cayera en algo. Para el Capitolio los tributos eran lo mismo que para Vera, o ella misma o cualquiera que cazaba, un animal: Nada más que un entretenimiento y una presa. Pero...¿Se podía comparar a un animal al cual te comías a un niño o adolescente al cual forzabas a matar a gente de su misma edad? No. Claramente creía que no pero la importancia que daban unos o otros a su víctima era la misma.

-Claro, sin problemas. Un trozo cargándolo como antes no me hará gran daño-respondió segura de ello. Aunque fuera a pesarle no iba a matarla ni mucho menos y yendo sola llamaría menos la atención ya que ella vivía en esa Aldea, que de todos modos no estaba muy habitada puesto que no es que hubieran habido muchos vencedores de su distrito, y quizás por ello alguien que no viviera allí despertaba la curiosidad de alguien que pudiera estar a esa hora allí. Aunque fuera ya bastante tarde.

Pensó en lo que habían quedado para el día siguiente y pensó también que era mejor acabar de confirmar los planes-¿Quedamos como habíamos dicho antes en la escuela al anochecer o quedamos para ir de caza como hemos hablado más tarde? A mi me viene bien cualquier día a cualquier hora-preguntó, ella no tenía ningún plan ni nada que hacer. Ninguna obligación ni nada pero la rubia tenía la carpintería y seguramente tenía más vida que ella. O eso esperaba, estar encerrada en casa y salir solo para comprar no se consideraba vida. Habían llegado casi al Distrito y al punto en el que se iban a separar puesto que Valentine iba a pasar por otro sitio para ir a donde vivía. Yendo por ese sitio llegaría antes a su casa y iría por un sitio mucho menos concurrido.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Miér Abr 25, 2012 7:42 am

El tramo que había del bosque al distrito cada vez era menor. A lo lejos pude incluso divisar parte de la zona oeste del distrito, más o menos donde se encontraba mi casa. Mi mirada estaba fija en las viejas casitas y chabolas que a un metro o dos de la verja se alzaban en fila india de izquierda a derecha, formando una calle malamente iluminada y otra que tenía más bien función de pequeño jardín trasero, pese a que el límite fuera mínimo y nadie lo usara.

Me quedé tan absorta en mis pensamiento, que apenas escuché la voz de Valentine en un segundo plano. Por fortuna, toda hermana sabía cómo hacer oídos sordos y desconetar pero al mismo tiempo absorver como una esponja parte de la conversación en su subconsciente, así que la miré con la cara un tanto despistada pero una sincera sonrisa.

¿Eh? Ah. Bueno, no veo necesario cazar precisamente mañana, a no ser que tus padres realmente se coman el ciervo entero o te hayas quedado sin ideas de recetas provenientes del Capitolio. Si volviéramos a salir a cazar, no haríamos otra cosa más que acumular una montaña de comida, y aunque esa idea suene tentadora, no es un buen acierto si apenas podríamos... podría mantenerla. —decidí no incluírme, pues era obvio quién disponía de inpensables tecnologías para mantener la comida y quién no.

Me reí entre dientes ligeramente, agachándome nada más hubiéramos llegado a la frontera, a unos veinticinco metros de mi casa. En el suelo deposité junto a Valentine el ciervo, al menos para que descansara un par de minutos. Acto seguido, me estiré más que un gato, colocando mis manos en ambos de mis costados. Luego, me froté impaciente mis manos.

Vale, entonces quedamos en eso: al anochecer en la escuela, ¿te parece bien? —pregunté, ligeramente botando por la emoción que eso me causaba. Además, eso me permitiría centrarme más en mi trabajo. Tenía varios encargos por terminar, además de tener que rebuscar entre las herramientas de mi padre un buen puñado de flechas.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: De cuando todo era más fácil{Vera}   Hoy a las 9:50 am

Volver arriba Ir abajo
 
De cuando todo era más fácil{Vera}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Todo fue una mentira
» TODO LO QUE TOCAS SE HACE ORO
» Cuando el peso sí pesaba
» ¿Qué ves...cuando me ves? **PRIMER PREMIO**
» Cuando paso por el puente, Triana, contigo vida mía ....

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad de Alacante. :: Distritos. :: Distrito 7 :: Escuela-
Cambiar a: